Tres vecinos de Sanxenxo confiesan haber transportado heroína desde el Sur de España

 

   Tres pontevedreses, vecinos de Sanxenxo y Moraña, han reconocido este martes ante el tribunal de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra que formaban parte de un grupo organizado que se dedicaba al transporte de heroína desde el sur de la Península Ibérica hasta Pontevedra para su posterior distribución.

En concreto, los acusados admitieron en sede judicial que durante el año 2014 trajeron desde Murcia hasta Galicia un alijo de diez kilos de esta sustancia.

José María D.P., vecino de Moraña; Benjamín C.T. y Ana Isabel V.O., vecinos de Sanxenxo, reconocieron su culpabilidad tras alcanzar un acuerdo de conformidad con la Fiscalía y señalaron como líder del grupo al cuarto imputado que se sentaba con ellos en el banquillo, un joven natural de Albania –Erion M.–, en situación irregular en España y actualmente en prisión preventiva.

El pasado mes de septiembre, el joven albanés renunció a su abogado justo el día en el que estaba señalado el juicio, lo que provocó su aplazamiento. Este martes, su letrado pidió que se suspendiese el juicio de nuevo porque no había tenido tiempo a preparar su defensa. Sin embargo, la petición fue rechazada por el tribunal, mientras que la nulidad de las escuchas telefónicas solicitadas por el abogado se resolverá en sentencia.

CONTACTOS EN EL SUR DE ESPAÑA

Según Ana Isabel V.O. el líder del grupo era Erion, que era quien tenía los contactos con los suministradores de la heroína en el sur de España. También era él quien negociaba y concertaba las compras de la heroína y luego las distribuía en Galicia, ha dicho. La mujer ha reconocido que hacía tareas de «colaboración», mientras que los otros dos imputados se encargaban del transporte de la heroína desde el sur de España hasta Pontevedra, según han admitido.

En el papel que desempeñaba el joven albanés también coincidieron policías y guardias civiles que participaron en las investigaciones y detenciones en 2014, que pudieron constatar  que «era el destinatario» de la droga.

El fiscal les consideraba a todos ellos autores de un delito contra la salud pública en su modalidad de sustancias que causan grave daño para la salud y de otro de integración de grupo criminal, por el que deberían cumplir nueve años y medio de prisión cada uno, esto es, una pena total de 38 años. Para los tres acusados que reconocieron los hechos, sin embargo, se prevé una reducción de condena.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar