Los diputados populares de Ourense, contra una «miserable, ruín y rastrera pantomima política» de la oposicion

Los 14 diputados que conforman el Grupo Popular de la Diputación de Ourense han plantado este martes el pleno extraordinario en el que se pedía «reprobar la conducta» al presidente, Manuel Baltar, al que una mujer denunció ante la Fiscalía por prometer una plaza fija de empleo a cambio de sexo.

En ausencia del presidente, se ha puesto al frente del pleno el diputado de más edad, Vicente Gómez, de Castrelo do Val.

En el escrito registrado este mismo martes y firmado por todos los diputados populares, se comunica que no participarán en «el espectáculo lamentable» en el que, a su juicio, pretenden «convertir el pleno» de la institución los grupos minoritarios al debatir «sobre una cuestión personal que afecta de modo grave a la honorabilidad del presidente y que nada tiene que ver con las funciones de este plenario».

Los populares afean la «miserable, ruin y rastrera pantomima política» en la que los grupos de PSOE, Democracia Ourensana y BNG «quieren convertir el pleno» de la Corporación Provincial, haciendo de este foro de debate político «un indigno espacio de enfrentamiento llevado al terreno personal».

Por este motivo, justifican que adoptaron la «determinación» de no asistir a la sesión plenaria, ya que «nunca» se prestarán a hacer «política basura» ni «tuvieron, tienen ni tendrán intención» de hacer nunca «un ataque de tipo personal a los miembros de la alternativa de gobierno».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar