Mas, imputado por la consulta del 9-N

Artur Mas

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha citado a declarar como imputado al presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, para el próximo 15 de octubre, en la causa abierta a raíz de la querella que presentó la Fiscalía por convocar la consulta alternativa del 9-N. El magistrado Joan Manel Abril ha citado también como imputadas a la exvicepresidenta Joana Ortega y a la consejera de Enseñanza en funciones, Irene Rigau, que tendrán que declarar el próximo 13 de octubre. La Fiscalía presentó el 21 de noviembre de 2014 una querella en la que los acusaba de desobediencia, malversación de fondos públicos, prevaricación y usurpación de funciones.

En una providencia, el alto tribunal catalán acuerda tomar declaración a los tres querellados, después de que ellos mismos pidieran que no se acordara ninguna nueva diligencia de investigación ni testifical en la causa del 9-N hasta que comparecieran como imputados ante la justicia. El instructor ha atendido la propuesta y los ha citado como imputados para interrogarles unos días antes de tomar declaración a los nuevos testigos planteados por la Fiscalía, que se llevará a cabo el 19 de octubre.

La exvicepresidenta del Govern Joana Ortega reivindicó desde Twitter su papel en la iniciativa, y subrayó que hizo “lo que tenía que hacer”. De igual modo, la consejera de Enseñanza en funciones, Irene Rigau, dijo que afronta la imputación “serena y tranquila”, porque está convencida de que hizo “lo correcto”, ya que “cumplía el mandato del Parlament”.

La Generalitat sostiene que la querella es un “juicio político”

La Generalitat, a través de su vicepresidenta, Neus Munté, calificó la imputación como un “juicio político” promovido desde instancia del Estado, lo que, en su opinión, representa una “anomalía democrática”. Munté afirmó que “no se ha hecho nada ilegal” y manifestó el total apoyo y solidaridad del Govern con los tres imputados.

Por su parte, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, consideró “lógico y razonable” que los tribunales sigan con sus trámites y dijo que cree que la imputación de Mas no se produjo antes para no interferir en las elecciones autonómicas.

Los partidos catalanes, excepto PP y Ciudadanos, criticaron de una manera u otra la decisión del TSJC. El coordinador general de CDC, Josep Rull, acusó al Gobierno central de utilizar de forma partidista las instituciones del Estado, en especial, la Fiscalía, y le reprochó su “cobardía política” por querer convertir en un tema penal una cuestión política. El portavoz de Convergència en el Congreso, Pere Macias, consideró que detrás de la citación hay una persecución política para descabalgar a quien ha ganado en las urnas.

Para el presidente de ERC, Oriol Junqueras, la imputación de Mas es “la mejor demostración” de por qué Cataluña tiene que ser un país independiente. “La pertenencia a España es inviable”, concluyó en declaraciones a Rac1. El diputado de ERC en el Congreso Joan Tardá achacó la imputación a la “estupidez” del sistema político español y advirtió de que no podrán “acojonar” a los catalanes.

La CUP también se solidarizó con Mas. “Yo personalmente y los dos millones de catalanes que votaron también desobedecimos. Si nos quieren imputar a todos estaremos encantados”, dijo su candidato Antonio Baños. En su opinión, la desobediencia vivida el 9-N será “una práctica habitual de ahora en adelante por parte de las instituciones catalanas”.

Desde el PSC, la secretaria de organización, Assumpta Escarp, consideró la imputación de Mas como un “error” que “no ayuda” al diálogo, la negociación y el pacto. Mientras, la coordinadora nacional de ICV, Dolors Camats, dijo que se trata de un “despropósito más del Gobierno del PP”. El candidato de Catalunya Sí que es Pot en los comicios del pasado domingo, Lluís Rabell, sostuvo que tras la imputación está el PP, y que Ciudadanos lo ve bien. Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, criticó la imputación de Mas, que, en su opinión, “demuestra, una vez más, el menosprecio por la democracia” del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Desde otra perspectiva, el presidente de C’s, Albert Rivera, advirtió de que cualquier ciudadano está sometido al estado de derecho. Además, dijo que la imputación de Mas no debe tapar su “incapacidad política y mala gestión”. Por su parte, el candidato del PP en las elecciones catalanas, Xavier García Albiol, pidió a Mas que renuncie a la investidura, ya que le considera “deslegitimado” tras su imputación. En este mismo sentido, la presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, afirmó que Mas queda totalmente “inhabilitado” para ser candidato a la Generalitat tras su imputación.

Mientras, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, dijo que lo que inhabilita realmente a Mas para gobernar no es su situación judicial sino el resultado del 27-S. Sobre la imputación, afirmó que “las acciones y los tiempos judiciales los determina la Justicia”.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, advirtió de que la imputación no beneficia “para nada” a Mas para optar a la reelección. El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, aseguró que su partido se alegra que la citación del TSJC no haya sido durante la campaña del 27-S para que no haya interferido en ella. El vicesecretario de Acción Sectorial del PP, Javier Maroto, recordó a Mas que las leyes son “iguales para todos”.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, dijo ayer que su partido ya advirtió de que la imputación de Mas no resuelve los problemas de fondo. Íñigo Errejón, de Podemos, criticó la “inmensa torpeza” del PP al “intentar judicializar las cuestiones para las que no tiene respuesta política”. El portavoz de la Izquierda Plural en el Congreso, José Luis Centella, calificó de “desastre” y “desatino” la imputación del presidente de la Generalitat en funciones. Por el contrario, la portavoz de UPyD, Rosa Díez, celebró la imputación porque “nadie está por encima de la ley”.

Desde el País Vasco, el portavoz del Ejecutivo autonómico, Josu Erkoreka, se mostró “perplejo” y preguntó si la imputación de Mas es “fiel reflejo” de la voluntad de diálogo expresada por Rajoy. El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, denunció la “baja calidad” de la democracia española.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar