La prensa analiza la situacion postelectoral en Cataluña

EL PAÍS: HAY QUE DESLINDAR EL MAPA POLÍTICO Y RECUPERAR EL CONSENSO CONSTITUCIONAL

“Cataluña se encuentra abocada desde el 27-S a la fragmentación, la inestabilidad y la ingobernabilidad. La tarea de demolición a la que se ha entregado Artur Mas alcanza ahora a su propia figura como timonel del proceso independentista”. “Su doble deriva hacia el secesionismo y el izquierdismo (…) le incapacitan para ofrecerse como interlocutor de cualquier tipo de diálogo. Esta es una posición que tiene su contrafigura simétrica en Mariano Rajoy: el inmovilismo hecho presidente, frente al frenesí secesionista de Mas”. “El problema de Cataluña es el problema de España, y su encauzamiento y resolución se sitúa en el centro de la agenda para las elecciones generales. Nada hubiera sido mejor que un adelanto electoral que cerrara el paso a la crisis a plazo organizada por Mas con su convocatoria seudoplebiscitaria”. “Esta oportunidad se perdió por la terquedad del presidente en cumplir sus plazos electorales, como si eso fuese un éxito en sí mismo. Ahora hay que prepararse para estas elecciones, imprescindibles para aclarar el mapa político, y pedir que los partidos adelanten posiciones para revertir el actual proceso de ruptura catalana con España, en un proceso de diálogo y negociación, teniendo muy en cuenta que no es una independencia indeseable lo que hay que discutir, sino la recuperación -mediante un fuerte impulso reformista- del consenso constitucional”.

EL MUNDO: RIVERA SALE CATAPULTADO Y MAS QUEDA MUY TOCADO

El gran vencedor del 27-S fue Albert Rivera, que “se convierte no sólo en la segunda fuerza política sino además en la alternativa de poder al nacionalismo”, y además “puede ser el partido que decida quien gobierna España”. “La otra cara de la moneda era ayer el PP”. Mariano Rajoy ofreció diálogo al nacionalismo catalán sobre la base del cumplimiento de la ley. “Aunque su intervención fue fría y breve, su posición es correcta”. El interlocutor del Ejecutivo “ya no será probablemente Artur Mas, cuyo futuro político es más que dudoso”, ya que aparte del descontento interno en su partido la CUP ya ha advertido de que no hay mayoría social para proclamar la independencia y no le van a apoyar en una eventual investidura. Otro de los dirigentes “golpeado” por los resultados fue Pablo Iglesias, que propuso una coalición de izquierdas para gobernar entre Podemos, la CUP, ERC y el PSC. “La iniciativa es ingeniosa pero inviable”. “Nada será igual en Cataluña y en el resto de España tras estas importantes elecciones, de las cuales emerge Albert Rivera como un líder con gran futuro mientras Artur Mas queda tan tocado que todo indica que sus días están contados en política”.

ABC: HARTAZGO DE UNA CATALUÑA EN ALMONEDA

El ‘día después’ en Cataluña “quedó convertido ayer en un confuso mercado persa de ofertas y demandas cuya única conclusión realista es que el plebiscito virtual diseñado para justificar una declaración unilateral de independencia ha resultado fallido”. “El problema sigue latente con Cataluña rota en dos tratando de buscar una fórmula para racionalizar una convivencia que el secesionismo ha viciado hasta el límite”. “El ‘día después’ exige normalidad porque cualquier sobreactuación del triunfo separatista, que no lo ha sido salvo en la conciencia de quienes han fracaso en el empeño, sólo puede dañar más a los catalanes”. “Es la hora de la responsabilidad para una Convergència obligada a refundarse, para un Ciudadanos exultante y para el PSC y el PP en sus respectivas crisis, con el fin de que los causantes de este deterioro en la calidad democrática de Cataluña rectifiquen”. “La prioridad es formar un Gobierno capaz de pasar la página de una obsesión identitaria que las urnas no han legitimado”.

LA VANGUARDIA: TRAS EL 27-S, REALISMO

“El horizonte no está claro, tampoco para la hoja de ruta independentista. Y menos en vísperas de unas generales ante las que la geometría de la política catalana puede sufrir otros cambios. Se aprecian nuevos factores de incertidumbre”. “Catalunya ha ido a estas elecciones tensionando su sistema político de un modo inédito. Los partidos y federaciones se han roto y remodelado para la ocasión, superponiendo al tradicional eje de pugna izquierda derecha el eje independentismo no independentismo, lo que nos ha abocado a una fase de difícil articulación”. Se impone un ejercicio de realismo. Su primer paso consiste en reconocer la realidad, guste más o menos, ya sea más o menos propicia a la consecución de los objetivos políticos prefijados por las partes. No parece que todo fluya en esa dirección”. “No hay tantas verdades como partidos. Hay una realidad que a todos atañe. He aquí un principio cuya aceptación es básica. Sin ella, es difícil progresar. Como lo es fuera del marco legal, sin diálogo ni voluntad de pacto”.

EL PERIÓDICO: RAJOY, SÁNCHEZ, IGLESIAS Y RIVERA: LA SOLUCIÓN DEPENDE DE USTEDES

“Los grandes partidos españoles se equivocarán si se aferran al fallido plebiscito o a las conjeturas sobre el futuro de Artur Mas para menospreciar el dato más relevante del 27-S: que dos listas con programas nítidamente independentistas cosecharon el favor de casi la mitad del electorado”. “Es cierto que las hojas de ruta de Junts pel Sí y la CUP no ayudan al diálogo, pero el Estado debe pensar ante todo en los catalanes que anhelan mayoritariamente un cambio de estatus jurídico dentro de España”. ” Urge que, con altura de miras, se forje un pacto de Estado no ideado para complacer al independentismo, sino para garantizar la estabilidad de España y acomodar mejor a Catalunya”. “Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera, convénzanse: la solución depende básicamente de ustedes”.

LA RAZÓN: HA FRACASADO MAS, NO RAJOY

“Si ha habido un perdedor neto en las elecciones autonómicas de Cataluña, éste ha sido el presidente de la Generalitat, Artur Mas, cuya continuidad en la política catalana está en estos momentos en el alero, y no el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy”. “El fracaso de Artur Mas es tan incontrovertible que no dejan de sorprender las consideraciones que ha hecho públicas el expresidente del Gobierno José María Aznar, en las que cuestiona la actuación de su sucesor, Mariano Rajoy, frente al desafío separatista”. No es cuestión de prohibirle expresar sus críticas, “pero sí es exigible a una figura de tanto peso en el PP como la suya un exquisito cuidado en los términos”. “La verdad es que Mariano Rajoy se ha mantenido firme en la defensa del Estado de Derecho, del principio de la soberanía nacional contenido en nuestra Constitución y de las leyes. Que siempre ha estado abierto al diálogo con los partidos nacionalistas catalanes y con la Generalitat (…). Que ha tomado las medidas políticas que ha considerado oportunas para reforzar los instrumentos legales del Estado frente a la amenaza separatista (…) y que se ha mantenido firme frente a quienes exigían que se tomaran medidas de excepción en Cataluña”. Los resultados del domingo “le avalan”.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar