Confrontación por las banderas en Barcelona

 Conflicto_confrontacion_batalla_guera banderas Concello de Barcelona

El saludo de autoridades desde el balcón del Ayuntamiento de Barcelona con motivo de las fiestas patronales de la Mercè desembocó en un rifirrafe entre ERC y PP a cuenta de la colocación de las banderas española y la estelada. El líder municipal de ERC, Alfred Bosch, comenzó el incidente al colgar una senyeraestelada, y al verlo, el líder de los populares en el Consistorio, Alberto Fernández Díaz, intentó colgar una bandera española. El incidente terminó cuando el primer teniente alcalde, Gerardo Pisarello, pidió que retiraran ambas banderas.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, lamentó “el uso partidista” de un espacio “que representa la pluralidad de la institución”. Bosch dijo que colocar la estelada es “un gesto de libertad y esperanza”, mientras que Fernández señaló que tenían preparada la respuesta ya que el gesto de ERC estaba “cantado”. “Colocar la bandera de España era mi obligación”, apunta en declaraciones a LA RAZÓN. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, dijo que lo sucedido le recordó “la guerra de banderas que se vivía años atrás en el País Vasco cuando ETA estaba plenamente activa y operativa”.

Todos los diarios coinciden en destacar la “guerra de banderas” en el Ayuntamiento de Barcelona en vísperas de las elecciones del 27-S.

ASÍ ANALIZA EL HECHO LA PRENSA DE HOY

 

 

LA VANGUARDIA: LA GUERRA DE BANDERAS ES UNA ACCIÓN IRRESPONSABLE QUE ENRARECE MÁS LA SITUACIÓN DE CATALUÑA

 Alfred Bosch, jefe de filas de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, desplegó ayer una senyeraestelada en el balcón del Consistorio durante las fiestas de la Mercé. Acto seguido, Alberto Fernández, líder municipal del PP, reaccionó desplegando una bandera española. “Este episodio nos retrotrae a la guerra de banderas, de ingrato recuerdo, que se desarrolló en varios balcones consistoriales del País Vasco durante los años de plomo. Y, habida cuenta de que aquella guerra propició graves enfrentamientos entre ciudadanos de varias filias nacionales, no dudamos en calificar la acción de ayer de irresponsable y lamentable”. “La situación por la que atraviesa Cataluña es compleja y no resulta prudente enrarecerla más”. “El Ayuntamiento es la casa de todos”. “En ocasiones festivas como la de ayer cuelga del balcón principal del Ayuntamiento un damasco con el escudo de la ciudad, no hacen fatal otras enseñas”.

EL PERIÓDICO: UNA FIESTA CELEBRADA CON ÉXITO, CON UNA INFANTIL PUGNA DE BANDERAS

“Un año más, las fiestas de la Mercé, la patrona de Barcelona, han supuesto un rotundo éxito de participación ciudadana”. “Un año más, todo habría ido sobre ruedas si no hubiera que lamentar el ridículo espectáculo de la pugna de banderas vivido ayer en el balcón del ayuntamiento”. “Es de sentido común que el balcón noble del ayuntamiento es de todos”. “Para banderas ya están los mástiles oficiales. Estos cinco días han sido una gran fiesta en Barcelona”. “Tiempo para disfrutar, convivir y hasta para olvidar problemas que los tenemos y gordos. Tiempo para que la política deje de parecer una trifulca de niños jugando a pirómanos”.

 

LA RAZÓN: LA ‘ESTELADA’ NO ES OFICIAL Y SOBRA EN UN ESPACIO PÚBLICO

Lo ocurrido ayer en el balcón del Ayuntamiento de Barcelona es “otro episodio deleznable de ese estado de excepción política e institucional en el que está sumido el devenir catalán”. Todo se desvirtúa cuando las autoridades locales ponen en pie de igualdad un símbolo constitucional como la bandera de España con otro emblema no oficial y desprovisto de cualquier encaje legal como es el símbolo de una parte muy concreta de la sociedad catalana”. “Por el contrario, es de justicia ponderar la actitud resistente de Alberto Fernández Díaz, que actuó como debía y que sólo respondió ante la dejadez de una alcaldesa que puso el balcón del ayuntamiento al servicio de los extremistas de la independencia en un día de fiesta para todos los vecinos de Barcelona”. “Las palabras de Fernández Díaz responden a la actitud que se resume en no plegarse a la intransigencia”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar