Mas considera «inmoral» hablar del corralito

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, respondió a las declaraciones del gobernador del Banco de España con una advertencia dirigida también al Gobierno sobre las consecuencias de una secesión de Cataluña no negociada. «No hay más remedio que ponerse de acuerdo. El precio de no ponerse de acuerdo es impagable, de entrada para España. España no podría soportar un no acuerdo», aseguró. «España se juega mucho con Cataluña. ¿Os imagináis que no hubiera acuerdo con la deuda pública española? ¿Cómo afrontaría su deuda si no hay acuerdo de tal manera que Cataluña no asuma una parte?», añadió. Mas negó que exista riesgo de corralito y consideró una «inmoralidad, irresponsabilidad e indecencia» plantear dicha posibilidad. Consideró que Linde habla «como un candidato más del PP» y se mostró convencido de que «los bancos se van a pelear por estar en Cataluña».

En un mitin en Reus (Tarragona), afirmó que el Gobierno español «se confunde si cree que con amenazas sobre la economía nos van a asustar creyendo que sólo nos interesa la pela, porque este pueblo votará por el respeto y la dignidad de Cataluña». Mas pidió «formalmente» a «toda la gente de Cataluña» que «no se dejen arrastrar por esta estrategia del miedo que sólo persigue mantener el statu quo de toda la gente que tiene poder y no quieren perder ni sillas ni poder», sin «un solo argumento». El presidente de la Generalitat esgrimió datos sobre la inversión extranjera en Cataluña, «que se ha multiplicado por cuatro con respecto al primer semestre del año pasado» y adujo que las exportaciones catalanas «hasta julio han crecido más que las de la UE, las francesas y las alemanas». «Que no nos vengan con tonterías y a tratar de vendernos una moto», añadió.

El cabeza de lista por Barcelona de Junts pel Sí, Raül Romeva, esgrimió «tres razones por las que Cataluña debería ser independiente: por democracia, por necesidad y por dignidad». También se refirió a la campaña «de los miedos» de los partidos no nacionalistas frente a la de «la ilusión y las razones» y dudó de que el nuevo Gobierno español que venga en diciembre cambie de actitud. «Llevamos muchos años viendo cómo PP y PSOE no respetan la voluntad de Cataluña», lamentó.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar