El Banco de España advierte del riesgo de «corralito» en Cataluña

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, advirtió ayer de los inconvenientes económicos que conllevaría para Cataluña la posibilidad de un «corralito» financiero, además de la salida «automática» de la UE, en el caso de que llegase a materializarse una eventual separación de esta comunidad. En su intervención durante un desayuno organizado por Europa Press, Linde explicó que las «tensiones graves» pueden dar lugar a «corralitos», aunque también señaló que una eventual secesión catalana es un «futurible altamente improbable».

Otro de los problemas que tendría que afrontar una Cataluña independiente, según el gobernador, sería su «automática» salida de la UE y de la zona euro, como consecuencia de lo cual, según recordó, no tendría acceso a la liquidez que facilita el Banco Central Europeo (BCE). Sobre si sería viable económicamente una Cataluña independiente, Linde dijo que hay países más pequeños que esta comunidad en Europa, añadió que «no tiene mucho interés» plantear este tipo de cuestiones «en abstracto».

En otro momento, Linde hizo referencia al comunicado emitido el pasado viernes por las patronales bancarias Asociación Española de la Banca (AEB), así como por la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), en el que advertían de que la exclusión de Cataluña de la zona euro comportaría que los bancos que operan allí tendría «graves problemas de inseguridad jurídica», tesis que el gobernador del Banco de España calificó como «cosas muy obvias» y «sensatas», al tiempo que añadió que un proceso como el soberanista catalán crea «inseguridades, incertidumbre y tensiones».

Por otro lado y según recoge EL MUNDO de forma destacada, el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, dijo ayer que «la independencia dejaría en el aire el pago de las pensiones». Burgos califica de «devastadoras» las consecuencias para los pensionistas y afiliados residentes catalanes a la Seguridad Social si esta comunidad declarase unilateralmente la independencia. Según el secretario de Estado, «un sistema propio supondría reconstruir todo el sistema de coberturas desde cero». Por su parte, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, subrayó que «Cataluña ha podido pagar las pensiones gracias a la solidaridad de todos los españoles».

Por otra parte, los diarios también recogen de forma destacada que el presidente de Telefónica, César Alierta, dijo ayer compartir «totalmente» la preocupación del mundo empresarial ante una posible independencia de Cataluña, al tiempo que alertó de sus efectos negativos. Alierta, que apuntó que «lo mejor para los catalanes es seguir en España», negó que exista «una campaña del miedo», sino que, en su lugar, lo que se está dando es «una campaña realista». El presidente de Telefónica, que advirtió sobre la posibilidad de aumento del paro, la bajada de la recaudación y de las pensiones, como consecuencia de un descenso del 25% en el flujo comercial, animó a que «cada uno haga sus números y vea que es lo que vende al resto de España y al resto del mundo».

Por otro lado, el presidente de la cadena de moda nupcial Pronovias, Alberto Palatchi, a través de un comunicado enviado a sus trabajadores, alerta de que la empresa sería «difícilmente viable» en una Cataluña independiente, ya que, según explicó, quedaría fuera de la UE y de la zona euro, aislada en materia económica, política y de seguridad. Tras señalar que su objetivo es mantener la sede en El Prat de Llobregat (Barcelona), dijo que una victoria independentista le obligaría «a considerar todas las opciones que puedan asegurar el futuro» de la empresa.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar