Seis discapacitados llegan al fin del Camino desde Sevilla

O vicepresidente, Alfonso Rueda, acompa–ar‡ os integrantes da iniciativa ÔDiscaminoÕ na sœa œltima etapa de Silleda ao Obradoiro en bicicleta

Seis personas con discapacidad, acompañadas de un grupo de voluntarios capitaneado por el sargento vigués Francisco Javier Pitillas, han llegado este sábado a Santiago de Compostela tras realizar la Ruta de la Plata, desde Sevilla, en bicicleta.

Esta iniciativa se enmarca en el proyecto Discamino que, según ha explicado en declaraciones a los medios Javier Pitillas, nació del interés del sordociego Gerardo Fernández por superarse haciendo deporte, así como del propio afán de Pitillas por ayudarle a conseguirlo.

«A Gerardo se le ocurrió que eso no podía quedarse sólo para él y quiso compartirlo con otras personas discapacitadas», ha recordado para destacar que, tras ello, «desde 2009», cada año Discamino recorre la Ruta Jacobea con otra gente con problemas.

De este modo, en esta edición participan seis personas con discapacidad. «Pensamos que iba a ser muy complicado porque cada uno tiene una necesidad diferente, todos padecen una situación física muy complicada, cuatro tienen parálisis cerebral, una chica tiene ataxia y Gerardo es sordociego», ha explicado el sargento vigués.

Con todo, ha destacado que la experiencia ha ido de «maravilla» ya que el equipo participante «es imposible de mejorar». «Ha salido todo rodado y, como colofón, en estas últimas cuestas nos ha acompañado el vicepresidente de la Xunta y amigo, Alfonso Rueda», ha indicado.

MEDALLA CASTELAO

Precisamente, a su llegada a la Praza do Obradoiro, el vicepresidente del Ejecutivo autonómico ha recordado que Javier Pitillas recibió la Medalla Castelao hace dos años por promover la integración de discapacitados al facilitarles la realización del Camino de Santiago.

Rueda, que realizó en bicicleta la última etapa de la Ruta, desde el municipio pontevedrés de Silleda, junto al resto del grupo, ha recomendado esta experiencia a todo el mundo.

«Merece la pena hacerlo y hay que verlo desde dentro, el cariño con el que lo hacen, como disfrutan las personas que recorren el Camino, que tienen una oportunidad única que no tendrían si no fuese por esta iniciativa», ha indicado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar