Feijóo defiende el acuerdo lácteo y acusa a la oposición de «incitar» a no firmarlo

 

O presidente da Xunta, Alberto Núñez Feijóo, responderá as preguntas dos grupos no Pleno da Cámara galega. Pazo do Hórreo.  foto xoán crespo 16/09/15

   El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha defendido las «ventajas» que, considera, tendrá para los ganaderos gallegos del sector lácteo sumarse al acuerdo con la distribución y la industria, documento que la conselleira de Medio Rural, Rosa Quintana, ha confiado que entre en vigor el próximo 1 de octubre.

«Yo le digo a mis vecinos que este acuerdo tiene muchas más ventajas que desventajas. Allá ustedes, que les están incitando a desaprovechar una gran oportunidad», ha acusado Feijóo, a la oposición, en la sesión de control plenaria.

El mandatario autonómico respondió, de esta manera, al portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, quien pidió que se penalicen las prácticas de ‘dumping’ y de pactos de precios y quien le exhortó a «acabar con la vergüenza» de que una botella de agua costase «bastante más que una botella de leche». Para ilustrarlo, llevó al hemiciclo gallego ambos envases que colocó ante sí en su escaño.

Tras varias semanas de conflicto, en las que el presidente de la Xunta mantuvo dos encuentros con representantes del sector, Feijóo ha manifestado, en el hemiciclo, que los ganaderos «tienen todo el derecho del mundo a hacer política», pero ha pedido «no permitir que ningún interés que no sea el ganadero esté detrás» de las protestas.

Dicho esto, ha aseverado que el borrador de pacto alcanzado en Madrid bajo tutela de la ministra Isabel García Tejerina es «un acuerdo de máximos legales». «Y en ese acuerdo de máximos legales, ganaderos y Xunta están juntos», ha sentenciado.

«LOW COST»

El dirigente autonómico, quien ha incidido en que se trata de un problema «europeo y mundial», ha reprochado a Jorquera que «parece que no conoce el trabajo» para mejorar la situación del sector lácteo. «Nos llevamos poniendo al lado de los agricultores», dijo, desde el inicio.

Sin embargo, el parlamentario nacionalista ha asegurado que, si fuese una problemática «igual» para todo el sector, los precios no serían más altos cruzada la frontera geográfica gallega. Además, ha acusado al Gobierno de Feijóo de buscar la internacionalización de productos como la leche en polvo, lo que convierte a Galicia en la «gran low cost».

Durante su intervención, Feijóo ha asegurado que el sector «es viable» y que los ganaderos no deben «desaprovechar» la «oportunidad» que tienen ahora de sumarse a un acuerdo,  que es un documento «razonable», y en un momento en que Galicia ha batido récords en la producción de leche, un 15 por ciento más desde 2010.

Asimismo, ha apelado a que, cuando los populares llegaron a la Gobierno en 2009, el precio de este producto «llevaba bajando 18 meses consecutivos» y estaba situado «un poco más bajo que ahora», pese a que los «combustibles, piensos y fertilizantes» estaban, ha agregado, «más caros».

«¡Actúen con urgencia, reúnase con el sector, negocie una propuesta de país, ejerza sus competencias y presione en Bruselas para acabar con la vergüenza de que cueste esta botella de agua bastante más que esta botella de leche!», ha reclamado Jorquera, quien ha denunciado prácticas de «extorsión» propias de «capos» por parte de la industria.

MEDIDAS

Feijóo ha subrayado que se han adoptado medidas como, mientras que no suben los precios, dar subvenciones de 300 euros por vaca. El Consello de la Xunta también aprobó una partida para que los ganaderos se puedan acoger a una moratoria de sus préstamos por ampliación de la explotación o incorporación al medio rural.

El dirigente gallego también ha resaltado que se han inyectado 148 millones de euros en el sector y destacó que ahora se ha llegado a un «preacuerdo» con dos de las distribuidoras principales (Mercadona y Vegalsa), para subir dos céntimos el litro.

Finalmente, también se refirió a las peticiones de llegar a un acuerdo como el de Francia para instar a que se le dijese cuáles son las diferencias. «El precio (fijado)», se escuchó desde las bancadas de la oposición.

RECUERDA AL PSOE QUE EL MODELO HOSPITALARIO TUVO SU APOYO

   Por otra parte, el  presidente de la Xunta ha advertido de que el modelo de colaboración público-privada por el que se ha construido el nuevo hospital de Vigo, sujeto a la polémica y a las críticas de la oposición, contó con el «acuerdo del Gobierno socialista de Madrid», entonces dirigido por José Luis Rodríguez Zapatero, y el pliego de cláusulas «fue visado de conformidad» por la Intervención General.

En su intervención en el hemiciclo gallego, y un día después de que la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, acudiese ala Cámara autonómica para abordar esta misma cuestión,  el mandatario autonómico defendió el sistema de pago aplazado, conocido como PFI, para la construcción de este nuevo centro hospitalario, ya que, ha asegurado, la otra opción era incurrir en un déficit público que no estaba permitido.

De hecho, Feijóo se refirió a que los propios socialistas (en el anterior gobierno autonómico) barajaron la colaboración público-privada para la construcción del nuevo hospital de Vigo, aunque finalmente esta opción no se llevó adelante, algo que reprochó al socialista haber «ocultado» en su intervención.

En este sentido, ha reivindicado que su gobierno «sí hizo» el centro, frente al bipartito.»Parece que hay gallegos, políticos, a los que les molesta que Galicia fuese capaz de hacer un hospital en recesión», ha reprobado Feijóo.

El presidente, además, ha lamentado el «boicot» por parte del gobierno de Vigo, dirigido por Abel Caballero, a este centro, al que le negó «suelo público, abastecimiento, conexión por carretera y conectividad eléctrica». «Todo para no poder levantar un hospital público, los vigueses tienen derecho a saberlo», ha enfatizado.

«RESCATAR» EL HOSPITAL

«¿Va a rescatar el hospital?», le preguntó la viceportavoz de Alternativa Galega de Esquerda (AGE), Yolanda Díaz; mientras que el portavoz socialista, José Luis Méndez Romeu, le pidió «volver al modelo» que tienen el resto de centros hospitalarios en Galicia, ya que éste será «privado durante 20 años», los que dura la concesión.

«Voy rescatar el hospital de Vigo de las mentiras», le ha replicado Feijóo a Díaz. Por su parte, a los socialistas les afeó su actual actitud «irresponsable» que, dijo, arrastran desde la anterior legislatura cuando su entonces líder, Pachi Vázquez, aseguró que «se pagaban 30 euros a los médicos» por dar altas a pacientes.

Durante su intervención, negó que se les «cobre» a los pacientes ni por el agua ni por sillones para usar en las habitaciones y, ante la acusación de Díaz de que lleva «20 años privatizando la sanidad», replicó que lleva «20 años haciendo hospitales». «Más de los que puede hacer (usted) en lo que nos resta de vida a los dos», le ha espetado.

Méndez Romeu ha pedido «volver al modelo tradicional de sanidad pública» en el centro hospitalario de Vigo, tras acusar a Feijóo de «faltar a sus compromisos e imponer la privatización a ultranza allá donde sea posible, con la inestimable ayuda de una conselleira insensible a las demandas sociales».

El portavoz parlamentario del PSOE también ha puesto el acento en que ahora los trabajadores públicos se verán  «obligados» a «negociar» las condiciones de trabajo y asistenciales, porque «el contrato incluye el lucro empresarial que entrará en conflicto con la dimensión clínica».

Yolanda Díaz ha preguntado al presidente autonómico si «va a pagarle el canon» a la empresa, «consumando la gran estafa» por este nuevo centro, pese a que hay «goteras» en el nuevo centro, que reiniciará los traslados el próximo lunes según ha confirmado este martes el Sergas.

«¿Esta obra fue recepcionada? Porque está lloviendo. Sí, está lloviendo», ha recriminado mostrando una foto, la diputada de AGE, quien preguntó, asimismo, por qué se usó el modelo de colaboración público-privada para este centro, un modelo que es «un fraude», según sus palabras.

Además, el diputado socialista se ha preguntado si «son irresponsables» todos los ciudadanos y profesionales que se manifestaron el pasado 3 de septiembre en las calles de Vigo, aludiendo al mismo calificativo empleado por el mandatario autonómico.

Aunque no participó en este debate, el portavoz del BNG, Francisco Jorquera, ironizó en su intervención con que, según la lógica de Feijóo, el pasado día 3 de septiembre se manifestaron «200.000 políticos» por las calles de Vigo. Yolanda Díaz, por su parte, ha vuelto a pedir la «dimisión» de Mosquera.

EVACUACIÓN DEL HOSPITAL

Si este martes el rifirrafe lo protagonizaron la conselleira y los portavoces sanitarios de la oposición, en la sesión de este miércoles Feijóo arremetió duramente contra la «irresponsabilidad» del PSOE y, singularmente, censuró que un partido que «pretende ser la alternativa en España» pida una «evacuación» del centro hospitalario.

Los socialistas, tras conocer el fallecimiento de una mujer en la UCI del Álvaro Cunqueiro y que esta paciente presentaba ‘aspergillus’, instó a la evacuación de los pacientes inmunodeprimidos «por precaución» ante este caso.

En el debate, Feijóo apeló a la situación del Meixoeiro y los problemas de fachadas y cubiertas «mal construidas» que presenta este hospital de finales de los años 80.  Así, defendió que los «gallegos» con su gobierno han construido «el mayor hospital que nunca tuvo Galicia», al respecto de lo ha mostrado su «agrado», y que también «va a mejorar» el antiguo.

APARCARMIENTO

En cuanto al  aparcamiento, una de las cuestiones que ha suscitado las mayores polémicas en el inicio de la actividad en el nuevo centro, Feijóo ha vuelto a censurar que «ahora se ha descubierto» que había una parcela de la zona franca con calificación para un párking público que se les «negó».

«Y resulta que ahora en Vigo se paga» por un aparcamiento, algo que, ha aclarado, ocurre «exactamente igual que en el resto de hospitales de Galicia y España».

En este punto, y alusión a la gestión del alcalde de Vigo, Abel Caballero, también ha censurado que los vigueses tienen el «transporte más caro» para acudir al centro hospitalario de todas las áreas metropolitanas, porque no hay trasbordos.

Y sobre las acusaciones de la oposición de que estaban comprometidas 1.465 camas y el hospital se ha inaugurado con unas 800, Feijóo ha reiterado que se irán disponiendo en función de las necesidades asistenciales. «Las camas se ponen en las habitaciones, y hay más de 300 más, imagínense si no caben camas», ha dicho,  mientras que la oposición ha puesto el acento en que no existen actualmente este equipamiento.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar