La muerte de un bebé en Santiago podría formar parte de ritos gnósticos

El abogado argentino Héctor Walter Navarro, especializado en el análisis y persecución de diferentes sectas, ha remitido dos escritos al Juzgado de Instrucción Número 1 de Santiago para pedirle que investigue la posible relación entre los ritos gnósticos, que considera una «secta destructiva», y el fallecimiento de un bebé en un hotel de la ciudad.

En el primero de estos escritos, presentados en Santiago ante la jueza Ana López Suevos, Héctor Walter Navarro asegura que la muerte de la niña, ocurrida hace una semana, «no es un hecho de locura individual», sino que se produjo dentro de un «rito sectario» animado por las creencias gnósticas.

Por ello, además de la madre, que supuestamente pudo acabar por asfixia con la vida de su hija, de seis meses, el letrado considera que son culpables de la muerte el padre de la menor y «todos los dirigentes» gnósticos.

En particular, el abogado considera que la muerte de la niña podría enmarcarse en una vulneración del mandato de la «alquimia sexual», una práctica según la cual los gnósticos consideran que, durante las relaciones sexuales, no debe llegarse nunca a la eyaculación.

De hecho, apunta, la circunstancia de que un matrimonio gnóstico tenga una hija levanta sospechas acerca de que esta práctica pueda haberse vulnerado y el hombre pueda haberse convertido en un «mago negro» a través de ella.

INTRUSISMO

Por otra parte, Héctor Walter Navarro ha presentado también un escrito en el que denuncia un posible caso de intrusismo por parte de los organizadores del congreso gnóstico que se celebró en Santiago de Compostela y en el que participaron los padres de la niña.

En particular, hace referencia al nombre del XXII Congreso de Antropología Gnóstica, que acogió Compostela y que, denuncia, no tiene relación real «con la antropología», sino que supone «una simple actividad de esta secta».

La niña, de seis meses, falleció el pasado lunes en un hotel de la capital gallega en el que se encontraban hospedados sus padres para participar en un congreso de Antropología Gnóstica, cuando se encontraba sola con su madre en la habitación mientras el padre había salido a pasear.

La autopsia determinó que el bebé había fallecido por asfixia y la madre fue detenida por homicidio, aunque la jueza tuvo que dejar en suspenso la detención tras 72 horas dado que la mujer, ingresada en la unidad de agudos de psiquiatría, no está en condiciones de pasar a disposición judicial. Por el momento, permanece ingresada en Santiago.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar