Practicaban barranquismo

Barranquismo Xallas Ézaro_arquivo
Imágenes de archivo de la práctica del barranquismo en O Ézaro.

 

Según han relatado las personas que lo acompañaban, el joven se precipitó accidentalmente por una de las cataratas, situadas en el Ayuntamiento coruñés de Dumbría, sin estar suficientemente amarrado.

Sus compañeros tienen claro que sufrió un despiste momentáneo precipitándose al vacio. Durante unos instantes pudo ser agantado por la mano por otro miembro de la expedición, pero cedió por el peso.

El barraquismo es uno de los denominados «deportes de aventura» que se practica en los cañones o barrancos de un río y muy habitual en la zona del accidente,  pudiendo presentar un recorrido muy variado: se encuentran terrenos de vegetación o desérticos, también se encuentran tramos con poco caudal e incluso secos, el torrentismo consiste en ir superando estos cambios de recorrido : caminando, nadando y trepando. En el equipamiento, la persona debe tener como mínimo, un casco, un traje de neopreno , escarpines de neopreno, calzado adecuado, bloqueadores mecánicos, pedal, navaja, silbato y mochila.

En la práctica del barranquismo  lo más común es descender, pero en ocasiones es necesario realizar pequeñas trepadas para continuar con el avance o para acceder a zonas desde las que continuar el descenso. El rápel es la técnica de progresión más común, consistente en descender una pare vertical ayudándose de una cuerda un descensor anclado en el arnés del deportista.

La complejidad del deporte se traslada también a los elementos necesarios para su práctica. El equipamiento personal de bonstar al menos de una mochila con drenaje para el agua, calzado específico de barranquismo o de montaña, traje de neopreno de al menos 3 milímetros de espesor, casco, arnés, bagas de anclaje,  mosquetones, descensor y cuerdad.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar