Adiós a Lina Morgan

Lina Morgan

La actriz Lina Morgan ha fallecido en Madrid a los 78 años después de varios meses de enfermedad que la mantuvieron internada en un hospital.  La capilla ardiente se instalará en el Teatro de La Latina de Madrid.

María de los Ángeles López Segovia, más conocida por su nombre artístico Lina Morgan (Madrid, 20 de marzo de 1937)  fue una vedette y actriz española de cine, teatro, musicales y televisión.

A lo largo de su carrera, ha destacado por interpretar en su mayoría papeles cómicos y relacionados con géneros populares como la revista musical y la comedia musical. Entre sus mayores éxitos como actriz destacan en teatro las obras ¡Vaya par de gemelas!, Sí al amor, El último tranvía y Celeste… no es un color; en cine, en películas como Los subdesarrollados, Soltera y madre en la vida y La tonta del bote; mientras que en la televisión obtuvo gran repercusión con Compuesta y sin novio, Hostal Royal Manzanares y Academia de baile Gloria.

Entre otros premios ha conseguido el Fotogramas de Plata, 3 TP de Oro, el Premio Ondas, la Medalla de Oro al mérito en el Trabajo y la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes.
La actriz fue arrendataria del Teatro La Latina desde 1978 y propietaria desde 1983 hasta 2010, donde ha programado sus obras más importantes.

COMIENZOS

Nació en plena Guerra Civil, en el seno de una familia modesta que vivía en el madrileño barrio de La Latina, y recibió el nombre de Angelines Segovia. Sus padres fueron Emilio López Roldán (1898-1981), oficial de sastrería, y Julia Segovia García (1902-1991), ama de casa. Tuvieron cinco hijos, siendo Lina la cuarta (Emilio, Julio, Julia, Lina y José Luis). Tras terminar la educación primaria, con 11 años comienza a estudiar baile clásico español. A los 13 años fue elegida por un representante del mundo del espectáculo, Pepe Cabo, para formar parte de una compañía infantil dirigida por la academia de Karen Taff, Los chavalillos de España. De este modo, en las navidades de 1949 se embarca en su primera gira por todo el país con una compañía teatral.

Con 16 años ingresa en la compañía de revista de Matías Colsada, en el Teatro La Latina. Ahí comenzó a trabajar como bailarina del reparto junto con la vedette Maruja Tomás y su marido y líder de la compañía, Alfonso Del Real. Al no tener la mayoría de edad, la actriz tuvo que falsificar su fecha de nacimiento para poder ingresar, y se especializó en papeles cómicos.

En 1956, Colsada le ofrece su primer papel importante para sustituir a Mercedes Llofriu en la obra Mujeres o Diosas, y es ahí cuando adopta su pseudónimo de Lina Morgan, que surge del diminutivo de Angelines (Lina) y la banca Morgan
De ahí pasa a ser una vedette de revista durante los años 1950, actuando en salas de Gran Vía junto con actores y artistas como Manolo Paso, Tony Leblanc, Miguel Gila o Ángel de Andrés entre otros, hasta convertirse en una de las caras habituales del género en el Madrid de la época. Los productores cinematográficos comienzan a interesarse por ella, y Morgan rueda sus primeras películas: El pobre García, de Tony Leblanc, y Vampiresas 1930 de Jess Franco (1960). La actriz realiza en 1962 su primera aparición en Televisión Española, cuando actúa en un festival benéfico, y un año después participa en los programas Gran Parada y Cita con el humor.

 

EL SALTO PROFESIONAL

Su confirmación en el mundo del espectáculo vino en 1964, cuando actúa en la compañía de Colsada con artistas como Juanito Navarro, en espectáculos cómicos y de revista. En esa época, Morgan debuta como actriz principal y alcanzará su primer gran éxito de público, junto con Navarro, en la obra Dos maridos para mí en 1965. Desde ese momento, Colsada explota la colaboración entre Lina Morgan y Juanito Navarro, quienes llegan a realizar la misma obra durante seis meses consecutivos en el Teatro La Latina y actuarían en otras piezas más. Lina Morgan llegó a ser requerida para aparecer en múltiples películas y el célebre programa de televisión Estudio 1, en La chica del gato (1966) y El landó de seis caballos (1968).
En 1969, la actriz rueda su primera película como protagonista, Soltera y madre en la vida, y un año después una de sus obras más populares: la comedia La tonta del bote, dirigida por Juan de Orduña, donde interpreta a una joven risueña y atolondrada. Aquella película le catapultó a la fama a nivel nacional entre el gran público e hizo que su caché aumentara, por lo que en 1972 abandonó la compañía de Colsada para dedicarse al cine.

A comienzos de los años 70 apareció en más películas, la mayoría de ellas cintas de humor dirigidas por Mariano Ozores y donde interpretaba a empleadas del hogar o personajes cómicos. Sin embargo, también cultivó papeles dramáticos como Una pareja distinta, con José Luis López Vázquez en 1974.
A partir de 1975, Morgan decide aparcar el cine para volver a subir a los escenarios. Con el dinero ganado en sus películas, la actriz monta su propia compañía de revista en el Teatro Barceló. Su proyecto atravesó serias dificultades económicas ya que, tras la muerte de Francisco Franco, el humor blanco y castizo no tenía la misma demanda que otro tipo de géneros como el destape, y Lina Morgan perdió todo el dinero invertido. Sin embargo, tras una aparición en el programa Directísimo de José María Íñigo, la revista de Lina Morgan logró una mayor atención del público, y pudo estrenar obras nuevas como Casta ella, casto él con Florinda Chico y Antonio Ozores.

 

ÉXITO TEATRAL

 

Lina Morgan da un golpe de efecto en 1978 al arrendar con la ayuda de su hermano, el empresario José Luis López Segovia, el Teatro La Latina de Madrid, que por aquel entonces atravesaba serios problemas económicos.7 Para reimpulsarlo, la actriz traslada al mismo varias de sus obras de revista con libretos de Manolo Baz, mientras que su hermano se dedica a la gestión y programación. El teatro fue completamente adquirido en 1983 por 127 millones de pesetas a su antiguo propietario, Matías Colsada.
En 1980, la actriz estrena una de sus obras de teatro más conocidas, la revista ¡Vaya par de gemelas!. La pieza pasó por Valencia, Barcelona y Madrid, y su éxito de público hizo que Televisión Española decidiera grabarla para televisión. La obra funcionó desde noviembre de 1980 hasta septiembre de 1983, con ella se recaudaron unos 2.700 millones de pesetas y la actriz fue reconocida en 1982 con el premio Miguel Mihura del teatro. Tras esa obra, Morgan interpretó Sí al amor desde 1984 hasta 1987, y El último tranvía hasta 1991, donde repetía la misma fórmula cómica.
En los años 90 cambia su registro y pasa de la revista a la comedia musical. La obra que marcaría esta nueva tendencia fue Celeste no es un color, con reparto de Marisol Ayuso y Luis Perezagua, que se mantuvo en el cartel de La Latina desde 1991 hasta 1993.

 

ETAPA EN TELEVISIÓN

Después del éxito de Celeste no es un color, Lina Morgan decide dar el salto a la televisión. Su primera aparición fue una serie para Antena 3, Compuesta y sin novio, dirigida y escrita por Pedro Masó y emitida en septiembre de 1994 como uno de los estrenos más destacados en la nueva temporada del canal.9 Gracias a este trabajo, la actriz obtiene el TP de Oro 1994 a la mejor actriz.
En 1995, la muerte de su hermano José Luis afecta seriamente a la actriz, quien además se ve obligada a hacerse cargo de La Latina. A pesar de ello, sale adelante y emprende un nuevo proyecto producido por Valerio Lazarov, la serie Hostal Royal Manzanares para Televisión Española, por cuyo papel cobró 24 millones de pesetas por episodio.10 Durante cuatro temporadas, este espacio obtuvo un importante éxito de audiencia como líder del prime time de los jueves.
Tras el final de Hostal Royal Manzanares, Morgan se embarca en otros dos proyectos de menor éxito. En 1998 trabaja en Una de dos, producida por José Frade y que registró unos datos de audiencia muy bajos.12 En 2001, regresaría a la televisión pública con Academia de baile Gloria, de la que se grabaron 17 capítulos. La actriz también grabó y estrenó en 2004 la serie ¿Se puede? para la misma cadena de televisión, aunque la nueva dirección del ente público la programó en verano a las 23:00, lo cual fue criticado con dureza por la propia Morgan.
Sus últimos trabajos fueron apariciones en series de José Luis Moreno como Aquí no hay quien viva, A tortas con la vida o Escenas de matrimonio, donde duró unas pocas semanas. En enero de 2009 puso a la venta el Teatro La Latina, que vendió el 15 de junio de 2010 al grupo catalán Focus asociado con Pentación, que programa el Teatro Bellas Artes de Madrid.
El 5 de enero de 2012 reapareció en una gala especial de La 1 para la noche de los Reyes Magos producida por José Luis Moreno, en la que acompañaba a la presentadora Ana Obregón.

 

50 OBRAS DE TEATRO

A lo largo de su carrera profesional, Lina Morgan ha intervenido en más de 50 piezas teatrales y de revista.15 14 Las más destacadas son aquellas que protagonizó desde la década de 1980 y con las que consiguió un mayor éxito profesional, como ¡Vaya par de gemelas!, El último tranvía o Celeste no es un color.
La mayoría de las piezas donde actúa desde 1949 lo hace como actriz secundaria, y no conseguiría papeles protagonistas hasta que la empresa Colsada decide que actúe con Juanito Navarro en Dos maridos para mí. A partir de ahí, sus apariciones como actriz principal aumentarían en diversos espectáculos donde explota una vis cómica.
Gracias a su éxito, pudo grabar discos musicales con los temas de sus obras. Al término de todas sus obras interpreta la canción «Gracias por venir», compuesta por Gregorio García Segura y que se ha convertido en uno de sus principales símbolos distintivos, así como su tema más popular.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar