Investigan el origen de unas pintadas contra el parricida de Moraña

   La Policía Local de Caldas de Reis  ha iniciado una investigación para tratar de esclarecer el origen de las pintadas que aparecieron en el exterior de la inmobiliaria que venía regentando junto a su hermana el presunto parricida de Moraña, David Oubel., que el sábado fue enviado a prisión imputado por el asesinato de sus dos hijas.

Hay en marcha una investigación sobre estas pintadas que aparecieron el domingo en el local –que permanece cerrado por iniciativa de sus dueños–, pero ha reconocido que, al menos de momento, «no hay ninguna información ni testigos».

Asimismo, ha aseverado que pese a estas pintadas, que en color rojo expresan «asesino», y a los instantes de tensión vividos este sábado a las puertas de los juzgados, en la localidad la gente permanece «en calma» y, aunque está «indignada» por el crimen, ha estimado que no habrá otros incidentes.

DEBIDO A LA «RABIA»

Por su parte, el alcalde de Caldas, Juan Manuel Rey, que ha considerado que este «acto de vandalismo» es fruto de la «rabia»,  ha indicado que la Policía Local tiene orden de realizar vigilancia y observaciones para evitar cualquier otro acto similar y ha llamado a la calma y a esperar a que el caso «se resuelva en el juzgado».

Rey ha manifestado que estas pintadas no tienen «mayor trascendencia» y que son «reacciones entendibles», pero ha remarcado que en todo caso «no están bien». «Esto es un estado de derecho, la Justicia tiene sus propios mecanismos, y a partir de ahí todo lo demás sobra», ha apostillado.

Cuestionado acerca de si teme que se puedan producir nuevas situaciones de conflicto en el negocio del detenido o hacia sus familiares, el regidor ha señalado que «por eso las observaciones», si bien ha asegurado que no le consta que los allegados del hombre hayan recibido «amenazas».