Declaran tres testigos en el caso de Moraña

 

   El fiscal Alejandro Pazos, que lleva el caso del doble crimen de las niñas de Moraña (Pontevedra), por el que ha sido enviado a prisión su padre, David O.R., por dos delitos de asesinato, ha pedido respeto y deferencia hacia las personas que acuden al juzgado a testificar y están «haciendo un esfuerzo bastante grande, porque no son ajenas al drama que ha ocurrido el viernes pasado».

Tal y como ha comunicado el fiscal en declaraciones recogidas por la Radio Galega a la salida de los juzgados de Caldas, el procedimiento continúa, se están practicando diligencias y este lunes se han realizado tres declaraciones testificales, testigos a los que ha rechazado identificar para «velar por su intimidad».

De esta forma, aunque ha reconocido el derecho a informar, ha recordado que los testigos están pasando por una situación «muy delicada» al estar colaborando «en una investigación que es bastante dura para ellos», por lo que ha pedido delicadeza «con estas personas».

«Es una investigación dura desde el punto de vista humano para todos, incluido incluso yo», ha recalcado claramente emocionado, antes de incidir en que «no se trata de un crimen sencillo de narrar, es un esfuerzo bastante grande –y– las declaraciones son bastante complejas para aguantar la tensión».

Según ha informado el Tribunal de Xustiza de Galicia (TSXG), en el marco de la causa que se sigue sobre el doble crimen de las dos niñas de Moraña el Juzgado Mixto número uno de Caldas (Pontevedra) ha tomado declaración este lunes a tres personas en calidad de testigos, aunque también ha descartado concretar su identidad, dado el secreto sobre las actuaciones.

Según ha manifestado, aunque en principio habían sido citados a declarar dos testigos, uno de ellos acudió acompañado y se decidió tomarle declaración también a esta tercera persona «por lo que pudiese aportar a la causa». Estas mismas fuentes han indicado que no está previsto que este lunes acudan a declarar más testigos.

PRISIÓN PERMANENTE

Cuestionado nuevamente por si mantendrá la petición de prisión permanente revisable, Pazos ha comentado este lunes que «legalmente es lo que procede» y no va «a entrar en la constitucionalidad, la inconstitucionalidad» del artículo del nuevo Código Penal, en vigor desde el 1 de julio.

Así, ha recordado que el artículo 140 de la norma «prevé esa pena para cualquier delito de asesinato que se cometa sobre una persona menor de 16 años o que sea especialmente vulnerable por razones de edad, enfermedad o situación personal». «Yo lo único que haría sería aplicar la ley», ha concluido.

HECHOS

Los hechos ocurrieron el pasado viernes, cuando supuestamente el padre de las niñas, David O.R., acabó con la vida de sus dos hijas de 4 y 9 años de edad en su vivienda de Moraña utilizando como arma una sierra radial, según han confirmado a Europa Press fuentes próximas a la investigación. Tras ello, el hombre se autoinfligió heridas, por las que fue trasladado al Hospital de Montecelo, siendo dado de alta unas horas después.

Este sábado el presunto parricida fue puesto a disposición del juzgado, que decretó su ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza y le imputa dos delitos de asesinato, en la línea con la medida solicitada por el fiscal del caso.

El hombre se acogió a su derecho a no declarar tanto en sede judicial como ante la Guardia Civil y está imputado por asesinato a menores de 16 años, que el nuevo Código Penal «castiga con prisión permanente revisable», según el fiscal.

El fiscal también indicó que pidió la imputación de asesinato porque considera que «hay agravantes», los cuales descartó concretar porque «sería revelar datos que están siendo objeto de investigación».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar