Comienza la «operación salida» con 4,8 millones de desplazamientos en Galicia

Circulacion rodada

   La Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha este viernes la segunda fase de la operación salida de verano en las carreteras españolas. Inicia así el mes de agosto, en el que se espera que se produzcan la mayor parte de los desplazamientos de toda la temporada estival: 43,2 millones, de los que un total de 4,76 millones de movimientos serán por las carreteras gallegas.

Según los datos de la DGT, la zona noroeste, en la que se enmarca Galicia, registrará un 11 por ciento de los 43,2 millones de desplazamientos en España.

En concreto, la DGT avisa que las carreteras gallegas afectadas con mayor intensidad serán la AP-9, la A-6, la A-52, la A-55, la N-550 y a N-634.

Esta segunda etapa termina con el fin de semana, el domingo 2 de agosto y no será la última, ya que la DGT prepara otro dispositivo especial para mediados de mes, entre el 14 y el 16 de agosto. La operación retorno del verano se ha fijado entre el 28 y el 31 de agosto.

Continúan, además, los dispositivos especiales previstos todos los fines de semana del verano, para los que se han instalado radares en una «selección» de tramos de carretera de «alta peligrosidad» de acuerdo con los datos históricos de accidentalidad y de velocidad de circulación, según ha explicado la directora general de Tráfico, María Seguí.

Desde el pasado 2 de julio se pueden consultar en la web de las DGT los tramos de carretera que van a ser vigilados por radar, para información de los usuarios.

En total, serán 81,5 millones de desplazamientos entre el 1 de julio y el 31 de agosto en toda España. Un 11% de ellos corresponderán con la zona noroeste, es decir, casi 9 millones de movimientos.

36 PUNTOS CONFLICTIVOS

Tráfico advierte de un total de 36 puntos conflictivos en las carreteras gallegas para esta operación salida, entre los que incluye el tramo de la A-8 entre Mondoñedo y Lindín (Lugo) cerrado de forma periódica debido a la poca visibilidad que provoca la niebla. En la provincia de Lugo tan solo hay otra zona con dificultades en la LU-DP-0610, en el enlace entre las playas Altar-Reinante-Os Castros.

Por su parte, A Coruña es la provincia con más puntos conflictivos, con un total de 17. En la AP-9 hay cuatro: Acceso a A Coruña en el entronque con Avenida de Alfonso Molina (AC-11); peaje de Cecebre y Macenda (Unión con A-6); peaje de Teo en sentido Santiago; y el acceso a Ferrol.

El resto de advertencias en las carreteras coruñesas se encuentran en  la AC-12 (acceso a A Coruña por Perillo); AC-11; AG-11; N-550; N-651; A-6 (salida hacia AP-9 en sentido A Coruña); AC-552; AC-173; AG-56 (accesos a Santiago); AG-55 (acceso a A Coruña desde A Costa da Morte); y AC-14 (nuevo acceso a A Coruña desde la A-6).

En las carreteras pontevedresas la DGT avisa de 14 puntos conflictivos en: A-55 (Vigo-Tui) a la entrada de Vigo; en la AP-9 (salida AG-41 y acceso a playas de O Morrazo); PO-11 (acceso al puerto de Marín); PO-531 (Pontevedra-Baión); PO-308 (Pontevedra-Lanzada); PO-315 (Bueu-Cangas); PO-551 (Marín-Rande); PO-552 (Vigo-Tui); PO-325 (Vigo-A Ramallosa); AG-41 (Curro-Sanxenxo); VG-4.1 (Sanxenxo-A Lanzada); CG-4.1 (Rande-Cangas) y PO-308 (Sanxenxo-A Lanzada).

En Ourense hay tres puntos conflictivos: en la OU-540 (en enlace con la A-52 en el área comercial); en la N-120 (en el área comercial de Ourense); y en la N-525 (en el acceso al puente Novísimo).

10.000 AGENTES DE LA GUARDIA CIVIL

Junto con estas medidas, se desplegará en España a un total de 10.000 agentes de la agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, cuyo tiempo se destinará en un 80 por ciento a la vigilancia de carreteras secundarias; se habilitarán carriles reversibles y adicionales en las vías y jornadas de mayor flujo de tráfico; se paralizarán obras en determinadas carreteras para evitar que ralenticen la circulación y se diseñarán itinerarios alternativos para evitar el colapso de las carreteras, según ha explicado.

Además, los agentes que trabajen en las carreteras durante la campaña prestarán «especial atención» al estado de los vehículos (también el de los neumáticos) y controlarán que hayan pasado la ITV.

En este sentido, desde la DGT se ha advertido de que pese a la «mejoría de la situación social» que refleja el aumento de los desplazamientos estivales, el estado del parque automovilístico español está «absolutamente obsoleto», por lo que se incrementa el riesgo de accidentalidad.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar