El promotor de O Garañón precede a Besteiro en la declaración ante De Lara

El empresario Ricardo Iglesias Paredes, promotor de la urbanización de Lugo conocida como las Torres de O Garañón, respondió este martes durante una hora a «todas» las preguntas formuladas durante su declaración ante la titular del Juzgado de Instrucción Número Uno de Lugo, Pilar de Lara, y defendió que no cometió «ningún» delito, pese a que está imputado por tráfico de influencias y por un delito contra la ordenación del territorio.

«Tranquilo y sin problema», dijo que acudía a los juzgados el promotor de esta urbanización paralizada desde hace cinco años y que investiga la jueza Pilar de Lara, en una causa en la cual, el próximo viernes, también tendrán que declarar como imputados el secretario xeral del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, y el exalcalde de esta ciudad, el también socialista Xosé Clemente López Orozco.

Tras llegar a los juzgados poco antes de las diez de la mañana, hora a la que había sido citado, Ricardo Iglesias Paredes prestó declaración durante una hora, desde pasadas las 11.00 horas, ante la jueza Pilar de Lara. Según su abogado, Jesús Calvo, «contestó a todas las preguntas que se le formularon por todos los abogados y la magistrada».

Según el letrado del promotor, su cliente aclaró «cómo fue el proceso de conocimiento del terreno, cómo una inmobiliaria fue la intermediaria que le puso en conocimiento de ese terreno, cómo fue el proceso de adquisición y cómo se hizo el convenio». «También aclaró cómo fue luego el desarrollo hasta que hubo la orden judicial de paralización de la obra», agregó.

REBAJA EN LA EDIFICABILIDAD

El abogado negó que Ricardo Iglesias Paredes hubiese cometido «ningún» delito. «No ha habido ninguna cuestión más allá de la gestión de un terreno que estaba en el Plan General (de Ordenación Municipal) del 90, que generaba una edificabilidad y que el ayuntamiento quería, y así se lo planteó antes de la adquisición, que renunciara a parte de esa edificabilidad porque pensaba que era excesiva en el plan del 90. Al final el promotor aceptó rebajar esa edificabilidad y promocionar el resto», expuso.

Se refería así el abogado de la defensa a que, en un principio, la urbanización ubicada en las cuestas del Parque Rosalía de Lugo se preveía que constase de seis edificios, pero con el convenio de 2005, la edificabilidad se redujo a cuatro edificios –en la actualidad hay construidos dos y el resto está paralizado–. El convenio urbanístico de 2005 se suscribió siendo alcalde de Lugo Xosé López Orozco y concejal de Urbanismo José Ramón Gómez Besteiro.

«Nadie supo nada del tema de Cultura, y Cultura nunca planteó nada al respecto hasta años después», afirmó Jesús Calvo, en referencia a que en su día este departamento emitió un informe negativo a la construcción de las torres dada la proximidad da un Bien de Interés Cultural (BIC).

El abogado del promotor de O Garañón aseguró que éste «está muy afectado» porque se trata de «una inversión de 20 millones de euros» que está paralizada. «Es una situación muy dramática para él porque estamos hablando de cinco años de paralización por este juzgado y le ha hundido en una promoción económica muy importante, donde ha invertido mucho y ahora mismo no le ve salida», relató.

Además de Ricardo Iglesias Paredes, este martes prestaron declaración como imputados dos funcionarios del Ayuntamiento de Lugo, del servicio de Urbanismo y también una de las responsables de licencias del consistorio. Según uno de los abogados que participó en el interrogatorio, el funcionario de Urbanismo se ciñó al Plan General del 90, cuando gobernaba el PP, y que permitía la construcción de hasta seis edificios.

DEFENSA DE BESTEIRO

Por otra parte, Cándido Conde-Pumpido, abogado del secretario xeral del PSdeG, explicó que barajan que la jueza resuelva el jueves por la tarde sobre el recurso presentado por su defensa solicitando la nulidad de todo el proceso, antes de que Besteiro acuda a declarar el próximo viernes, pero reconoció que no cree que finalmente acceda a anular la instrucción.

La defensa de Besteiro criticó que la jueza abriese una causa para la que entiende que carece de competencia y sin que apareciera ningún indicio nuevo. Además, reprobó que la causa se reactivase justo cuando Besteiro iba a ser nombrado senador, lo que impediría al Juzgado de De Lara continuar con el procedimiento.

La jueza Pilar de Lara investiga si hay relación entre los permisos definitivos que se dieron para urbanizar O Garañón y el piso que Besteiro y su esposa compraron al socio de una empresa que había vendido antes el solar. Así, indaga si el dirigente socialista se pudo ver favorecido en el precio y en la reforma posterior del inmueble.

La esposa del dirigente socialista, Begoña R.B., ya fue citada en calidad de testigo, la semana pasada, pero se acogió a su derecho a no prestar declaración.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar