Martiño Noriega no iría a la Catedral aunque la visitara el Papa

Martiño Noriega_Raxoi_micro

El alcalde de Santiago, Mariño Noriega, no acudiría a misa a la Catedral ni en el caso de una visita del Papa Francisco. Eso sí, lo recibiría en el Pazo de Raxoi.

En su posición de absoluta laicidad, el nacionalista es tajante en cuanto a su papel institucional.  «¡Faltaría más!», ha respondido al respecto de si recibiría al Papa Francisco en la Casa Consistorial. Y a la pregunta, ¿iría a la misa?, contesta tajantemente con un  «No»; mientras que en la formulación del interrogante de si lo recibiría en el Concello responde también con un monosílabo, esta vez afirmativo.

Noriega mantiene así una posición política que trascendió mediáticamente por su negativa expresa a representar al Rey de España en la pasada Ofrenda al Apóstol,  un acto en el que la Casa Real apostó finamente por el presidente de la Xunta,  Alberto Núñez Feijóo.

Noriega remarcó que su voluntad es mantener «la laicidad de la institución» y «marcar las distancias con los espacios religiosos», porque entiende que esta es «una apuesta por el respeto de todos los vecinos, independientemente del credo» que profesen.

Reconoce que otros sectores sociales opinan que él como regidor debería participar de estos actos porque también representa «al sector más practicante». «Es un debate que en muchos estados del mundo y europeos está superado, pero aquí quedó pendiente del proceso de la Transición», puntualiza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar