Reinado Barbie

El reinado de la Barbie parece que llega a su fin. Seguramente ningún juguete habrá sido tan deseado por millones de niñas en cada esquina del planeta y con toda seguridad ha sido la muñeca más vendida de la historia. La creó Ruth Handler, esposa del co-fundador de la empresa Mattel. Ruth le dio la idea a su marido después de ver cómo su hija pequeña prefería jugar con muñecas con rasgos de adulta más que con muñecas con características infantiles. Mattel puso en un principio reticencias, pero después de comprobar el éxito de una muñeca similar en Alemania los americanos adaptaron la versión germana y la rebautizaron como Barbie, en homenaje a la hija de Ruth: Bárbara.

La primera rubia hizo su entrada triunfal en la American International Toy Fair en el año 1959. Ha sabido adaptarse a los tiempos pero jamás ha dejado de explotar su imagen de mujer adulta y sexy, perfecta en sus medidas, un modelo a seguir por millones de niñas y adolescentes del mundo. En poco tiempo logró convertirse en un concentrado de todos los estereotipos de los que llevamos tanto tiempo intentando zafarnos.

Pero 56 años después parece que la rubia sucumbe a la crisis y su propietario, Mattel, no ve otra salida que jubilarla, a pesar de no haber llegado a los 65. Las pérdidas se acumulan desde el 2008, el año fatídico de la instalación de esta porfiada crisis que no acaba de marcharse. La rubia cae en la bolsa americana a pesar de que su melena y sus curvas aún hacen ingresar más de 1.500 millones de dólares a sus progenitores.

Hubiésemos podido pensar –en un ataque de inocencia- que finalmente se impone un modelo distinto de mujer y que las niñas de hoy no comparten esa visión de mujer/objeto, pero me temo que debemos desengañarnos. Las competidoras de Barbie, las que hacen retroceder su volumen de ventas y ponen en peligro la cuenta de resultados de Mattel son muñecas de la misma casa con Elsa, la protagonista de Frozen, a la cabeza. La princesa destronó a la sempiterna Barbie las navidades pasadas al ser el juguete más vendido para niñas, claro. A pesar de este cambio de top models , seguimos en el mismo reinado de los roles sexistas, hadas y princesas o versiones más rockeras como Bratz y las muñecas Monster High.

Es más, muchos consideran que la “crisis Barbie” es sólo un bache y que superará a sus competidoras como ya lo ha hecho en otras ocasiones. En verdad, si soy sincera, creo que el modelo Barbie aún está cómodamente instalado en nuestras mentes y costumbres y que por ahora, lamentablemente, no tiene sustituto. De hecho lo más probable es que millones de niñas ya estén escribiendo su nombre en la lista de Papá Noel 2015.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar