Brigadistas de la Xunta reclaman «dignidad laboral» en el servicio contra incendios

Bigadistas antiincendios en manifestacion_Santiago_persoal incendios forestais_2

En torno a un millar de brigadistas se han manifestado este miércoles en Santiago contra la «precarización» y el «desmantelamiento» del servicio público de defensa contra los incendios forestales, y en defensa de unas condiciones de «dignidad laboral».

Los trabajadores, que han denunciado que debido a la «privatización» y los «recortes», Galicia a día de hoy «no está preparada para afrontar una ola de incendios», llegaron a la capital gallega procedentes de puntos de toda la comunidad y se concentraron a las 10,30 horas frente a las dependencias de la Dirección Xeral de Montes en San Lázaro.

Ya a las 11,00 horas arrancó la marcha con destino al complejo administrativo de San Caetano, donde protestaron ante las puertas de la Consellería de Medio Rural y pidieron interlocución a su titular al grito de ‘Rosa Quintana, asómate a la ventana’.

Tras una pancarta en la que reclamaban ‘estabilidad’ del empleo y ‘dignidad laboral’, los participantes en la movilización corearon lemas como ‘Yo quiero ser bombero, quiero ser bombero, pero bombero forestal’ y ‘Tomás dimisión, la única solución’, en alusión al secretario xeral de Medio Rural e Montes, Tomás Fernández-Couto.

También han entonado otras consignas como ‘Quintana escucha, incendios está en lucha’, ‘Los fuegos no se apagan con las palabras de Quintana’ y ‘¿Quién apaga el fuego? Somos nosotros, y no la UME’, en referencia a la unidad militar de emergencias, dependiente del Ministerio de Defensa.
«EN PELIGRO LA VIDA DE LOS TRABAJADORES»

Los portavoces de los cuatro sindicatos que convocaron la manifestación, UGT, CC.OO, CSIF y CIG, han denunciado ante los medios de comunicación que, con la disposición actual del operativo, la Xunta «pone en peligro la vida de los trabajadores», al asegurar que las condiciones son «precarias», hay «falta de coordinación» entre brigadas y «carencias formativas y de experiencia» en los brigadistas.

Así, el portavoz de UGT, Carlos Rocha, ha estimado que faltan «unos 150 brigadistas», debido a la «no cobertura de vacantes», por la existencia de cuadrillas de seis trabajadores en lugar de siete en el servicio público y debido al hecho de que se firmaron menos convenios con los ayuntamientos que el año pasado.

Al respecto de las brigadas municipales, de hecho, ha acusado al Gobierno gallego de favorecer la creación de una «red clientelar» de contrataciones «con dudosa transparencia».

Por parte de CC.OO., María José Fuentes ha exigido, como Rocha, la convocatoria de una mesa de negociación con Medio Rural, para cubrir las vacantes, para que se garantice «el reconocimiento de los trabajadores del servicio público como bombero forestal» y para que se lance una oferta de empleo público, puesto que «cada año la situación es peor».

Desde CSIF, Juan Carlos Rivas ha expuesto que «Galicia no está preparada para una ola de incendios», ya que «falta profesionalidad» y «los irresponsables» de la consellería «agravan» el panorama «año tras año».

Ya por último, Jesús Dorado, de la CIG, ha advertido de la disminución de la «efectividad» del dispositivo por todas estas cuestiones y el reparto de los efectivos entre «un montón de empresas privadas» y otras públicas como Seaga.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar