El análisis de la prensa sobre el problema de Grecia

Xornais_montón 1

 

EL MUNDO: LA UE APRIETA A UNA GRECIA QUE HA DILAPIDADO SU CREDIBILIDAD

Alexis Tsipras decidió desafiar a sus socios europeos con un referéndum y este fin de semana ha sabido lo amargo que es negociar cuando una de las dos partes desconfía profundamente de su interlocutor. Con sus incoherencias y su estrategia esquizofrénica, el primer ministro griego ha hecho un daño irreversible a sus compatriotas. Asumir las condiciones del tercer rescate será doloroso para la sociedad griega, pero abandonar el euro sería mucho más traumático. El acuerdo también sería una buena noticia para sus socios europeos, ya que el Grexitsería un fracaso político imperdonable y una grave amenaza para la estabilidad de la eurozona. Es lógico que los acreedores de Grecia, que ya han aportado ingentes cantidades de dinero y también deben responder ante sus opiniones públicas, no se fíen de Atenas. La situación es difícil, pero por el bien de todos es imprescindible lograr un acuerdo que dé garantías a los países acreedores y cierto margen a Atenas para reflotar su economía. De otro modo, dentro de tres años seguiremos dando vueltas en el mismo callejón sin salida.

ABC: A EUROPA SE LE HA ACABADO LA PACIENCIA CON GRECIA

A los líderes europeos se les ha acabado la paciencia con el Gobierno de Grecia. En menos de medio año en el poder, un partido populista de izquierda radical como Syriza ha causado un daño colosal a Grecia y a toda la UE. Pero las verdaderas víctimas de esa concepción cándida e irresponsable de concebir la política son los ciudadanos griegos, a los que se ha llevado a la ruina con alevosía. Pese a que Alexis Tsipras ha perdido la confianza de sus socios europeos por negociar como un trilero, la idea del Grexitno es aceptable en un proyecto de integración como la UE que tiene vocación de permanencia en el tiempo. La verdadera repuesta a esta gravísima crisis debe ser un reforzamiento de la integración política de la zona euro, en la línea de lo que ha propuesto el Documento de los Cinco Presidentes. Y, por su puesto, con los cortafuegos adecuados para proteger a la moneda única y a la misma Unión de los populistas.

LA RAZÓN: TSIPRAS, EL PROBLEMA DE GRECIA

La principal amenaza para el futuro de Grecia es la desconfianza que Alexis Tsipras y su Gobierno han generado en los acreedores internacionales. El mandatario griego se ha ganado a pulso que los líderes europeos no le crean con su historial de provocaciones, medias verdades, mentiras monumentales, incumplimientos, bravuconadas e incluso insultos que hacen casi imposible salvar los recelos. Nadie se fía de él en Europa y ahora mismo es el mayor obstáculo para que su país y los ciudadanos griegos puedan afrontar el presente con esperanza y tengan un futuro mejor por delante. Cabría esperar de Tsipras un último gesto de dignidad y de servicio a su país, aunque también en esto la confianza en él es muy escasa.

LA VANGUARDIA: ULTIMÁTUM DE EUROPA AL GOBIERNO GRIEGO

La profunda desconfianza de los líderes de la eurozona en Grecia y su primer ministro ha presidido las conversaciones para negociar un tercer rescate financiero. Alexis Tsipras ha querido echar un pulso a sus socios europeos y ha salido trasquilado porque, tras la dramática situación a la que ha conducido a su país, no tiene más remedio que poner en marcha unas reformas más duras que las propuestas antes de la celebración del referéndum, si quiere recibir la ayuda europea. Es lógico que esa ayuda vaya acompañada de todo tipo de garantías por parte del país heleno. Sin embargo, la mejor forma para asegurar el cobro es que junto a las reformas y la exigencia de austeridad, se implemente en Grecia un auténtico plan de desarrollo para la creación de riqueza y empleo. Si no es así, dentro de tres años volveremos a estar igual o peor que ahora.

EL PERIÓDICO: EL ACUERDO CON GRECIA ES NECESARIO Y URGENTE

El referéndum celebrado en Grecia hace una semana dio al Gobierno de Alexis Tsipras cierto oxígeno de cara al interior, pero le ha debilitado en el exterior, ya que sus socios europeos han endurecido sus exigencias para concederle un nuevo rescate financiero. Sin embargo, pese a la baja confianza que genera Tsipras entre unos socios a los que ha llegado a llamar chantajistas, lo mejor para todos es que Grecia, aunque tenga costes altos y genere problemas políticos en algunos países, siga formando parte de la moneda única. Europa no puede dejar que el calvario continúe y tiene que evitar, además, la imagen de ensañamiento con el socio griego. Humillar a un país miembro no es el mejor modo de restaurar la confianza perdida en el euro. Por eso es necesario y urgente el acuerdo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar