Grecia presenta su propuesta de reformas en las pensiones y subida de impuestos

Alexis TsiprasEl Gobierno griego hizo llegar ayer a los acreedores una propuesta de acuerdo de cara a lograr un tercer rescate que contempla una reforma del sistema de pensiones y cambios en algunos impuestos como el IVA. En concreto, el Ejecutivo de Alexis Tsipras se compromete a ahorrar del sistema de pensiones entre un 0,25% y un 0,5% del PIB durante 2015 y un 1% a partir de 2016 a través de la penalización de las jubilaciones anticipadas y un aumento progresivo hasta 2022 de la edad de jubilación a los 67 años o a un mínimo de 62 años con cuarenta de trabajo cotizado. Se eliminaría de forma gradual el beneficio EKAS (Beneficio de Solidaridad Social para los Pensionistas) para diciembre de 2019, y las cotizaciones de los pensionistas al sistema sanitario aumentarían del 4% al 6%.

En materia de impuestos, se fija un 13% del IVA para alimentos básicos, hoteles, energía y agua, y un 23% para el resto, incluida la restauración, a la que se aplicaba un 13%. También se propone eliminar la exención de este impuesto para las islas antes de finales de 2016. El impuesto empresarial subiría del 26% al 28%, mientras que también se contemplan subidas en el impuesto de Sociedades y en el que se aplica a las compañías navieras

El Gobierno griego también se compromete a reducir el gasto en materia de Defensa en 300 millones de euros para finales de 2016, facilitará que se complete el proceso de privatización de los aeropuertos regionales, así como los puertos del Pireo, Tesalónica y Hellinikon. Asimismo, apuesta por emprender reformas en la administración pública, el sistema judicial y para combatir la corrupción,

Tras aprobarlo en el Consejo de Ministros, Ejecutivo heleno tenía previsto remitir anoche al Parlamento su propuesta con el fin de que hoy sea aprobada mediante procedimiento de emergencia y se autorice así al Gobierno a negociar con los acreedores.

Una vez recibidas las propuestas del Gobierno heleno, las medidas serán analizadas el viernes con el objetivo de que sean discutidas el sábado por el Grupo de Trabajo del Euro y después por los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona. Si el Eurogrupo concluye que se cumplen los criterios para un tercer rescate, los líderes de la UE validarán el acuerdo en la cumbre extraordinaria prevista para el domingo.

Los diarios ofrecen algunas de las propuestas que fueron avanzadas por el diario económico Nafkemporini, que cifraba en unos 12.000 millones de euros los ingresos que se obtendrán por el paquete de recortes, por encima de los 8.000 millones que propuso antes de la celebración del referéndum. «Tsipras asume ahora un ajuste más duro del que le exigían», titula EL MUNDO. «Tsipras plantea unos recortes más duros que los que pidió la UE», es el titular de ABC.

El ministro de Energía griego, Panayiotis Lafazanis, líder de Plataforma de Izquierdas, la facción más radical de Syriza, insistió en que no quieren «añadir a los pasados dos rescates fallidos un tercer programa de dura austeridad que no dé ninguna posibilidad al país».

Europa admite la necesidad de aliviar la deuda griega

Europa envió ayer a Grecia mensajes de que estaría dispuesta a una reestructuración de su deuda si acomete serias reformas. Antes de que el Gobierno heleno enviase a los acreedores su propuesta de reformas, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, apuntó que «una propuesta realista por parte de Grecia debería ir acompañada de una propuesta realista de los acreedores sobre sostenibilidad de la deuda para crear una situación en la que todos ganen».

El ministro de Finanzas alemán, Wolfang Schäuble, reconoció que el FMI tenía razón al decir que la deuda griega no es sostenible, pero recordó que «las normas del euro prohíben una quita». No obstante, apuntó que «hay un margen limitado para reestructurar» la deuda griega. La canciller alemana, Angela Merkel, reiteró que «una reducción sin más de la deuda debe ser excluida».

Mientras, el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, apuntó que «el Eurosistema no debería ampliar la provisión de liquidez» de los bancos griegos, y el control de capitales «debería estar vigente hasta que todos los socios hayan acordado las ayudas apropiadas que garanticen la solvencia del Estado griego y de su sistema bancario».

Por su parte, el ministro francés de Economía, Emmanuel Macron, asegura, en una entrevista en EL PAÍS, que «Europa vive un momento de verdad histórica» como consecuencia de la crisis griega. «Si no actuamos rápido, la zona euro dejará de existir en 10 años», advierte. En su opinión, la salida de Grecia del euro sería «un fallo económico y político» y reconoce que no hacer todo lo posible para que Grecia se mantenga en la zona euro es «aceptar un retroceso de Europa».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar