Grecia pide el tercer rescate y se compromete a reformar las pensiones y la fiscalidad

Tsipras_Pablo Iglesias_sen saúdo.pg
Tsipras no saludó a Pablo Iglesias, que en la foto intenta hacerse ver.

El Gobierno griego envió ayer una solicitud formal de ayuda al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para obtener el tercer rescate, que podría ascender a 50.000 millones de euros, a cambio de reformas en las pensiones y en la fiscalidad. En la carta, firmada por el ministro de Finanzas, Euclidis Tsakalotos, las autoridades griegas aceptan el rescate por un plazo de tres años, se comprometen a aprobar a principios de la próxima semana una reforma de las pensiones y medidas fiscales y renuncia a que la reestructuración de la deuda se incluya en el rescate. En concreto, en la misiva se «da la bienvenida a la oportunidad de explorar medidas potenciales para hacer sostenible y viable la deuda pública».

Las autoridades griegas confían en que los estados miembros «entiendan la urgencia» de su solicitud en estos momentos «dada la fragilidad» de su sistema bancario. Tras la solicitud del nuevo rescate, Atenas deber presentar hoy los detalles de su propuesta.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem encargó a la Comisión Europea que analice si Grecia cumple las condiciones para acceder al nuevo rescate.

El primer ministro francés, Manuel Valls, calificó de «optimista y equilibrada» la carta enviada por Grecia. Ante la Asamblea Nacional, Valls realizó una defensa de Grecia como socio de la eurozona y apuntó la voluntad de París de aceptar una reestructuración de la deuda.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, elogió el cambio de «música» que se percibía en la postura de Grecia, si bien advirtió de que hace falta conocer la «letra» de las reformas. En una rueda de prensa conjunta con el presidente de Perú, Ollanta Humala, Rajoy advirtió de que «se ha perdido mucho tiempo». «Esto tiene que acabar, para bien, ojalá, o para mal, ojalá que no», apuntó. Respecto a las consecuencias que la situación griega pueda tener para España, el jefe del Ejecutivo reconoció que «algo afecta», pero insistió en que habría influido «muchísimo más» si no se hubieran llevado a cabo las reformas.

TSIPRAS PRESENTARÁ LAS REFORMAS

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, mantuvo ayer varias reuniones con el presidente de la República, Prokopis Pavlópolus, y los líderes de la oposición para informarles sobre el estado de las negociaciones. Tsipras dijo que el Gobierno presentará reformas con credibilidad para alcanzar un «compromiso honesto». «Mañana vamos a presentar nuestras propuestas, compromisos claros para la financiación, la reestructuración de la deuda y las reformas», dijo.

Previamente, ante el Parlamento Europeo, Tsipras reclamó un acuerdo «que permita salir de manera definitiva de la crisis» e insistió en que «los problemas europeos requieren soluciones europeas». «Hemos de ser sinceros: el dinero que se ha dado a Grecia nunca le ha llegado al pueblo griego. Son fondos que se dieron para salvar a los bancos griegos y a los europeos», apuntó.

Atenas decidió ayer extender el corralito hasta el próximo domingo, después de que el Banco Central Europeo (BCE) decidiera mantener la cantidad máxima de liquidez de emergencia que los bancos griegos pueden pedir al Banco de Grecia. La presidenta de la Unión Griega de Bancos, Luka Katseli, dijo que los bancos tendrán liquidez hasta el lunes por la noche y que la situación posterior dependerá de si hay acuerdo con los acreedores y el BCE aumenta el techo de créditos a los que pueden acceder las entidades helenas.

LAGARDE EXIGE UNA REESTRUCTURACIÓN DE LA DEUDA

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde, mostró la disposición de este organismo de ayudar a Grecia a enfrentarse a la «aguda» crisis que sufre, crisis que exige una reestructuración de la deuda. Lagarde recordó que el FMI siempre había defendido un enfoque que «combine la sostenibilidad de la deuda con las reformas estructurales», e insistió en que si el organismo está involucrado es porque Grecia solicitó la asistencia. «Una vez que el Fondo está implicado, debe seguir sus normas y ser imparcial», añadió.

El secretario del Tesoro de EEUU, Jack Lew, también sostuvo la necesidad de plantear una reestructuración de la deuda griega. Lew instó a la UE a evitar el colapso griego. «Si eso llega a suceder existen muchas incógnitas sobre las consecuencias», apuntó.

En otro orden de cosas, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, en una carta enviada a militantes del partido laborista holandés, acusa a Tsipras de haber antepuesto durante las negociaciones los intereses de grandes compañías navieras o del Ejército sobre los pensionistas. Durante las negociaciones, asegura, insistieron en que las navieras pagasen impuestos y recortar en Defensa, algo que el Gobierno griego «no está dispuesto a hacer». Precisamente ayer, Tsipras apuntó que la exigencia de ahorrar 400 millones en los gastos militares traspasa una línea roja que toca a la «soberanía nacional».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar