Los editoriales:Grecia, el gran problema de la Unión Europea

Periódicos_2

EL PAÍS: EL ‘NO’ DE LOS GRIEGOS EXIGE UNA RESPUESTA HÁBIL Y FIRME POR PARTE DE EUROPA

El resultado del referéndum celebrado en Grecia representa un serio desafío para el proyecto europeo y, más aún, una gran amenaza para el futuro del país heleno. La victoria táctica del Gobierno de Alexis Tsipras y sus planteamientos nacional-populistas suponen una triste jornada para el europeísmo. El no de los griegos exige a todos, al Ejecutivo heleno y a la eurozona, habilidad, sabiduría y altura de miras para que la política impere sobre los automatismos y evitar el súbito desplome de la economía griega y su negativo efecto sobre el euro. Solo si se logra salvar la dignidad de los distintos actores implicados, la UE saldrá reforzada de esta lamentable y amenazadora crisis

ELMUNDO: GRECIA SE HA CONVERTIDO EN UN PROBLEMA PARA LA UE

El no de los griegos, además de suponer un importante triunfo político para el Gobierno de Tsipras, abre un complicado escenario que enfrenta a la UE al dilema de ceder a las presiones del Ejecutivo heleno buscando un acuerdo rápido o mantenerse en una posición de firmeza que podría llevar a Grecia a la salida del euro. Habrá que esperar a la reacción de hoy de la Comisión Europea, del BCE y de los jefes de Gobierno, pero no será nada fácil hacer compatibles las líneas rojas que no quieren cruzar las instituciones con el enfado y la decepción de los griegos, que ayer expresaron su rechazo a las políticas que personifica Angela Merkel. Grecia se ha convertido en un problema mayúsculo para la Unión Europea.

ABC: GRECIA ESTÁ HOY MÁS LEJOS DE EUROPA Y DE SU RECUPERACIÓN

Los griegos, desesperados por su falta de esperanza y el drama de su vida diaria, han respaldado en las urnas la estrategia suicida del Gobierno de Tsipras, que pretende esconder su fracaso político tras el no en el plebiscito demagógico celebrado ayer. El primer ministro heleno ha utilizado la soberanía nacional como un arma arrojadiza contra Bruselas y el proyecto de construcción europea, pero lo cierto es que Grecia está hoy más lejos de la UE y de su recuperación. El Gobierno griego es hoy mucho menos fiable porque ha sido desleal con sus socios europeos, que, tras inyectar miles de millones de euros para sostener al país heleno, se consideran chantajeados por un referéndum alimentado por la inquina antieuropea de la extrema izquierda. El Gobierno griego confiaba en atemorizar a Bruselas y puede conseguirlo si Europa sigue inyectando dinero incondicionalmente a un país que ha tenido que recurrir al corralito para evitar que sus propios ciudadanos se lleven sus ahorros al extranjero. Sin embargo, Europa debe responder con frialdad y sin fisuras. Si Grecia no quiere formar parte del proyecto europeo, que asuma sus decisiones.

LA RAZÓN: LOS GRIEGOS DICEN ‘NO’ A EUROPA Y ‘SÍ’ AL POPULISMO

Con la apelación al nacionalismo primario, Tsipras y Varoufakis han logrado trasferir sus responsabilidades políticas a un pueblo sumido en el desconcierto, después del desastre de su proceso negociador con las instituciones europeas y el FMI. Pero lo cierto es que Grecia depende hoy más que nunca de la voluntad de sus socios de la UE para poder superar el marasmo económico en el que se encuentra sumida. Grecia vuelve, pues, a la casilla de salida, pero en unas condiciones infinitamente peores que en las que se encontraba cuando el partido Syriza llegó al poder. Fuera del rescate, sin haber hecho frente a sus compromisos con el FMI, Alexis Tsipras ha vencido en su demostración de fuerza interna, pero es dudoso que se trate de una victorial real.

LA VANGUARDIA: LA UE DEBE ABRIR UN NUEVO PROCESO DE NEGOCIACIONES

Sería un grave error que Bruselas interpretarse el no de Grecia como un rechazo a la permanencia del país en el euro. La UE debe ser fiel a sus principios democráticos, respetar el resultado del referéndum y aceptar abrir un nuevo proceso de negociaciones. Los países de la eurozona, aunque no les guste el resultado de la consulta, están obligados a aceptar el envite de Grecia y seguir negociando en un clima que favorezca la mayor estabilidad posible. Cualquier concesión que se deba realizar siempre resultará más barata que los grandes desequilibrios geoestratégicos y financieros que puede suponer la salida del euro. Pero Grecia, a su vez, debe hacer gala de una mayor seriedad y responsabilidad de la que ha demostrado hasta ahora para afrontar las reformas que el país necesita. De momento, sin embargo, el no de Grecia supone la entrada en un agujero negro de grandes incertidumbres para el propio país y para la UE, en un escenario de profunda inestabilidad financiera a partir de hoy mismo.

EL PERIÓDICO: LOS LÍDERES EUROPEOS DEBEN EVITAR EL ‘GREXIT’

Más que nunca, es el momento de la política, Pasado el Rubicón del vencimiento de los pagos al FMI, del corralito y del referéndum, los líderes europeos han de imponerse como principal objetivo evitar la salida de Grecia del euro. Si la UE sigue este camino entonces estará en condiciones de exigir también al Gobierno griego que respete igualmente la legitimidad democrática de sus socios. De la misma manera que Tsipras les ha mostrado los límites de su capacidad de transaccionar, ahora deberá reconocer que las cesiones también deberán tener límites. Posiblemente este camino solo será de éxito si son capaces de hallar una solución de urgencia mientras se diseña un acuerdo más de fondo que incluya la reconsideración de la deuda y las reformas estructurales, no los recortes.

CINCO DÍAS: LOS MERCADOS VALORARÁN HOY LA DISPOSICIÓN AL ACUERDO

La última propuesta planteada por Europa al Gobierno griego contiene los elementos suficientes para alcanzar un acuerdo, y hasta el propio Tsipras admitió que estaría dispuesto a firmarla si se introducían pequeños retoques. Carece de sentido agarrarse ahora al resultado de la consulta para que unos u otros endurezcan su posición, aunque haya sido tan contundente a favor de las tesis del Ejecutivo griego. La ciudadanía no está para pulsos políticos. Tan solo quiere gobiernos que resuelvan sus problemas. Y los mercados financieros, que hoy valorarán tanto el resultado de la consulta helena como la disposición al consenso, quieren aprovechar la recuperación que se ha iniciado en Europa y que no quede diluida en la reedición de un conflicto que debería estar resulto hace muchísimos meses.

EL ECONOMISTA: GRECIA SE INMOLA Y ESPERA UNA QUITA

El no de los griegos, por el momento, aleja la puerta a un tercer rescate, a la ayuda comunitaria, y hasta a la ansiada quita de la deuda griega. Si finalmente se consuma la quita, la victoria del no, con una buena parte de la población reconociendo los errores, deja el esbozo ante toda la sociedad europea de que puede empezar a acabarse el dolcefarniente. Lo que se juega Europa en el frente de batalla griego es una guerra más grande en la que hay que repeler opciones políticas como las que defienden Pablo Iglesias o Pablo Grillo, parapetadas en la creencia de que lo público es gratis.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar