Tsipras pide el «no» en el referéndum

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, pidió ayer el no en el referéndum que se celebrará el próximo domingo, pero recalcó que esta opción no implica la salida de Grecia de la eurozona y mostró su disposición a seguir negociando con los acreedores. «Un no en el referéndum no significa romper con Europa», subrayó en un mensaje televisado en el que dijo que Atenas tiene la «firme» intención de llegar a un acuerdo «en términos de sostenibilidad y con perspectiva de futuro». Al respecto, señaló que su Gobierno ha respondido con alternativas a las propuestas de los socios desde el anuncio del referéndum, y añadió que si en el Eurogrupo que se iba a celebrar poco después de su intervención había un «resultado positivo», responderían «inmediatamente».

Sin embargo, los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, tras una videoconferencia de apenas cuarenta y cinco minutos, decidieron aplazar cualquier nueva negociación con Grecia hasta que se celebre el referéndum. El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, indicó que «dada la situación política, el rechazo de propuestas previas y el referéndum que se celebrará el domingo, así como el consejo de votar no por parte del Gobierno griego», consideran que la mejor opción es «esperar».

«No va a haber más conversaciones en los próximos días, ni a nivel de Eurogrupo, ni entre las autoridades griegas y las instituciones sobre propuestas o planes financieros», añadió Dijsselbloem, quien reitero que «simplemente van a esperar el resultado del referéndum del domingo y a tenerlo en cuenta».

La reunión del Eurogrupo tenía como objetivo abordar la última propuesta enviada por el Gobierno griego a la Comisión Europea, el BCE y el FMI. El plan iba acompañado de una carta firmada por Tsipras en la que el primer ministro heleno aseguraba que Grecia «está preparada para aceptar el acuerdo» con una serie de modificaciones, que básicamente se limitan a cambiar los tiempos de aplicación de las reformas que piden los acreedores.

En línea con lo manifestado por Dijsselbloem, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo, en una sesión extraordinaria del Bundestag sobre la crisis de Grecia, que hay que esperar al referéndum «con tranquilidad», y subrayó que Europa es ahora mucho más fuerte que hace cinco años. En cambio, el presidente francés, François Hollande, había abogado por cerrar un «acuerdo ahora mismo», como modo de eludir la convocatoria de la consulta y evitar el «riesgo de entrar en un periodo de turbulencias».

EL MUNDO refleja que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, habría dado instrucciones al ministro de Economía, Luis de guindos, para que defendiera en el Eurogrupo la necesidad de esperar hasta la celebración del referéndum antes de volver a negociar. Horas antes de la reunión del Eurogrupo, el director de la Oficina Económica de Presidencia del Gobierno, Álvaro Nadal, había expresado la dificultad de negociar si Tsipras mantenía el referéndum.

Durante su intervención televisiva, Tsipras quiso transmitir un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos al afirmar que los depósitos están asegurados. «Soy consciente de las dificultades y haré todo lo posible por que sea temporal», dijo en alusión al corralito, y se dirigió en especial a los jubilados para decirles que el Gobierno lucha por ellos.

Un millar de oficinas bancarias abrieron ayer para facilitar el cobro de las pensiones, aunque los jubilados sólo podían retirar 120 euros de una vez, lo que provocó que se creasen largas colas frente a las sucursales antes de su apertura.

El ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, afirmó ayer que el Gobierno está dispuesto a aceptar «medidas duras» con el objetivo de lograr un acuerdo con los socios a cambio de que incluya la reestructuración de la deuda. Desde la oposición, el líder de Nueva Democracia, Andonis Samarás, acusó a Tsipras de no tener la «valentía» de admitir que es el responsable del cierre de los bancos y del control de capitales que empezó a aplicarse en Grecia el pasado lunes. Por su parte, Evangelos Venizelos, del PASOK, acusó a Tsipras de ir «contra el interés nacional» al promover el referéndum y pedir el no.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar