La bajada de impuestos se hará con una reducción de la valoración de los bienes a gravar

La bajada de impuestos sobre sucesiones y donaciones, así como de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados en Galicia tendrá lugar mediante una reducción que hará la Administración gallega de la valoración de los bienes sobre los que se tributa, «y, por lo tanto, el ciudadano pagará menos impuestos».

Así lo ha explicado este martes el director de la Axencia Tributaria de Galicia (Atriga), Ulpiano Villanueva, que se ha referido a la bajada de estos tributos avanzada el lunes por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para remarcar que se reducirá la valoración media de los bienes que son objeto de gravamen de estos impuestos.

En una entrevista concedida a la Radio Galega, Villanueva ha señalado que «si, por ejemplo, una persona compra una vivienda se aplica el impuesto de transmisiones patrimoniales que tiene un determinado tipo de gravamen, y ese gravamen se aplica sobre el valor de la vivienda, es ese valor es el que se rebajará».

En una herencia ocurrirá «lo mismo», pues «cuando alguien recibe un bien por herencia, la valoración del bien baja y a consecuencia de esa valoración más baja pagas menos impuestos».

Así las cosas, esta bajada de impuestos se llevará al próximo Consello de la Xunta de este jueves y se aplicará a partir del 1 de julio de este año. Con todo, el responsable de la Atriga no ha concretado de cuánto va a ser esa reducción, pues «todavía están ultimándose las cifras.

También ha querido destacar que esta bajada de impuestos «mantiene la progresividad», pues «quien reciba más pagará más» en la compraventa de inmuebles urbanos o la herencia de bienes, al tiempo que ha recordado que el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) es de carácter municipal y no se ve afectado por la rebaja.

«LA POLÍTICA IMPOSITIVA NO PUEDE SER LA MISMA QUE HACE 7 AÑOS»

A preguntas sobre si esta bajada se hace porque existe un contexto de recuperación, Villanueva considera que este es «un momento más proclive desde el punto de visa económico».

«Lo que está claro es que la política impositiva no puede ser la misma que hace siete años cuando no existían los ingresos para financiar los gastos públicos», ha hecho hincapié, pues «durante siete años los presupuestos de la Comunidad autónoma dispusieron de 2.000 millones menos de euros».

En esta línea, ha señalado que «cuando se produce una recuperación de los ingresos» en la Administración el «margen de maniobra es mayor», y con esta rebaja «se trata de que las familias dispongan de más liquidez».

Asimismo, ha cifrado en que los impuestos propios gestionados por Galicia, como pueden ser los de transmisiones o donaciones –son los dos principales cedidos–, además de otros como el canon eólico, dan lugar a una recaudación a la Xunta entorno a los 600 millones de euros, que «no es una parte muy importante del presupuesto de la comunidad» pero que «contribuye».

SOLO 1 DE CADA 10 GALLEGOS INCUMPLE SUS OBLIGACIONES FISCALES

Junto a esto, ha subrayado que el contribuyente gallego «es muy cumplidor», puesto que de cada 10 autoliquidaciones que se presentan «nueve son correctas», y solo «el 10% son incorrectas». «Solo uno de cada 10 incumplimentan inadecuadamente sus obligaciones fiscales», indica.

Además, apunta que «se está reduciendo el margen de incumplimiento tributario», ya que «la gente es mucho más sensible al fraude fiscal» y existe un trabajo eficiente del personal tributario.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar