Desahucio

Escuché decir a un anciano residente en un centro de mayores que el día más triste y amargo de su vida se produjo cuando, por imperativo de la soledad, tuvo que cerrar la puerta de su casa y abandonar la vivienda habitual que compartiera con su familia.

Si esta situación «voluntaria» llena de tristeza y amargura en la recta final de la existencia, es fácil imaginar el drama que representa tener que dejar la vivienda «por imperativo legal» en plena juventud o madurez al no poder hacer frente a la cuota de la hipoteca o a la mensualidad del alquiler por una situación sobrevenida de derrumbe de la economía doméstica.

Los desahucios son una de las caras más cruel y amarga de la crisis y son la cara más inhumana de un modelo económico que parece no tener entrañas y se muestra muy poco flexible a la hora de ofrecer alternativas de solución a los deudores.

Apuntado esto, hay que decir también que los desahucios se producen porque lo permite la legislación vigente. Por tanto, modifíquese la ley, búsquense soluciones viables y realistas, desde moratorias en el pago, reestructuración de la deuda, su cancelación a cambio de la entrega de la vivienda -la dación en pago-… para ayudar a quienes están en riesgo de ser expulsados. En esa ayuda encaja habilitar pisos vacíos del banco malo para realojar a los desahuciados y otras medidas que «humanicen» el sistema y a la banca -el acuerdo Abanca-Xunta es un buen ejemplo- para evitar desalojos de familias.

Pero intentar parar los desahucios a la brava con propuestas radicales, muy efectistas como «santo y seña» del nuevo tiempo político, además de ser ilegal, es «quemar» el mercado hipotecario que permitió a millones de familias modestas acceder a la propiedad de la vivienda, y es destruir el mercado de alquiler, vital para los jóvenes que empiezan su vida laboral. ¿En qué condiciones va a formalizar una hipoteca un banco o quién va a meter en su piso a un inquilino del que no podrá «desprenderse» cuando no atienda las obligaciones de pago?

Es de justicia proteger a las personas afectadas por esta situación. Pero hay que conjugar los derechos e intereses de las familias hipotecadas y de los inquilinos con los derechos e intereses de los bancos que prestan y de los particulares que alquilan. Estos también tienen sus derechos porque seguro que muchos compraron el inmueble con gran sacrificio pensando obtener unos ingresos complementarios para vivir algo mejor.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar