Pego argumenta ante el juez que podría haber cobrado más de los 8 millones que cobró

Pego_Audiencia Nacional_provisional

El exdirector general de Novacaixagalicia José Luis Pego se ha defendido este miércoles de las acusaciones de la Fiscalía Anticorrupción que apunta que preparó su salida de la entidad gallega para poder cobrar prejubilaciones millonarias asegurando que, si se hubiera marchado un año antes, hubiera percibido una cantidad superior a los casi ocho millones que se le abonaron.

Durante el juicio que se sigue en su contra y en la de otros cuatro exaltos cargos de dos cajas gallegas en la Audiencia Nacional, Pego ha calificado la tesis de la Fiscalía Anticorrupción como errónea y ha destacado que «con una simple calculadora» se puede verificar que si se hubiera ido en mayo de 2010 –antes de la fusión de Caixanova y Caixa Galicia– la prejubilación hubiera sido más alta.

Pego se sienta en el banquillo junto a otros cuatro exdirectivos acusados de adjudicarse indemnizaciones por valor de 18,9 millones de euros y el abogado que les asesoró en la operación que pergeñaron en plena crisis de las cajas. Fue el que recibió la cantidad más alta, en concreto 7,7 millones de euros.

El exdirector general ha desvelado, además, que el fuera supervisor de las cajas en el Banco de  España, Pedro Rodríguez, –imputado en otra investigación judicial, en este caso sobre la CAM– le recomendó por teléfono que «fuera egoísta» y se prejubilara dentro de la caja porque en 2011 iba a producirse un cambio de Gobierno y todos los acuerdos alcanzados podían quedarse en papel mojado. «Me dejó muy descolorado», ha agregado.

FONDO AMERICANO

El exdirector general ha insistido en que no preparó su salida de la caja ya fusionada con la intención de cobrar la elevada indemnización y ha explicado que se fue porque el presidente de NCG, José María Castellano, le comunicó que un fondo americano que había entrado en el capital de la entidad exigía su marcha.

Además, a preguntas del abogado que representa a NCG, que ejerce la acusación particular, Pego ha apuntado al exresponsable de Recursos Humanos, Óscar Rodríguez Estrada, también acusado, como el directivo que propuso los cambios en los contratos de alta dirección en virtud de los cuales se abonaron las indemnizaciones.

Anticorrupción acusa también al excopresidente de Novacaixagalicia Julio Fernández Gayoso; el exdirector general adjunto ejecutivo Javier García de Paredes; el exresponsable del Grupo Inmobiliario Gregorio Gorriarán, y el abogado Ricardo Pradas Montilla, quien les asesoró en la mejora de sus contratos y omitió esta información a la Comisión de Retribuciones y al Consejo de Administración. Pide para todos ellos tres años de cárcel por delitos de administración desleal y apropiación indebida.

«NO NOS HAS DEFRAUDADO»

Pego ha asegurado que el Banco de España estuvo en todo momento al tanto de las modificaciones de los contratos y que dio su visto bueno. Ha agregado que el organismo supervisor siempre estuvo satisfecho con su labor y, como ejemplo, se ha referido a una carta que le remitieron a su salida de NCG en la que le despedían diciendo: «Siempre hemos confiado en ti y nunca nos has defraudado».

Durante la tercera jornada de la vista oral también ha declarado Gregorio Gorriarán que ha asegurado que el Banco de España cambió su criterio dos meses antes de la fusión, en junio de 2011, y exigió a la caja una dotación de 29 millones para hacer frente a los pagos por posibles desestimientos, ante las sospechas de que podían producirse cuatro ceses.

En un punto de su declaración, el presidente del tribunal, Alfonso Guevara, le ha reprochado el tono en el que ha contestado a las preguntas de la fiscal Pilar Melero. Ha interrumpido su declaración para advertirle: «Las ironías a otro sitio».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar