Baltar asegura que los alcaldes en funciones de Verín y O Carballiño «están en reflexión»

Baltar_sentado_fondo neutro

El presidente del PP en la provincia de Ourense, José Manuel Baltar, ha afirmado este lunes que los alcaldes en funciones de Verín y O Carballiño, del Partido Popular, «están en reflexión» tras perder la mayoría absoluta, y ha calificado de «correcta» la reflexión de las alcaldesas históricas de Sandiás y Ramirás y del aspirante de O Barco, que presentaron su renuncia tras las elecciones.

Así lo ha manifestado Baltar a preguntas de los medios sobre la gobernabilidad en varios ayuntamientos de la provincia, tras la presentación, en rueda de prensa, de una caminata rural en el ayuntamiento de Esgos, donde es concejal.

Baltar se ha referido a las alcaldesas del PP en Sandiás y Ramirás, que perdieron la posibilidad de gobernar tras más de 30 años en el cargo, y al candidato del PP en O Barco de Valdeorras -el parlamentario Moisés Blanco- que tras intentarlo tres veces «tuvo unos resultados peores de los previstos».

Además, ha recordado que los tres presentaron su renuncia en una decisión «unilateral y totalmente respetable» y respaldada por él, pues consideró que la tomaron tras hacer una reflexión y lectura «correcta» de los resultados electorales del 24 de mayo.
VERÍN Y O CARBALLIÑO, EN REFLEXIÓN

Los resultados en Verín permitirían gobernar en minoría al PP, con Juan Manuel Jiménez Morán como alcalde, en la actualidad en funciones, tras obtener siete ediles, frente a los seis del PSOE y cuatro del BNG.

El PP obtuvo en las municipales de 2011 algo más de 4.000 votos y cuatro años después, el 24 de mayo, sus papeletas fueron 2.654. El candidato popular en Verín había sido el competidor de Manuel Baltar para el cargo de presidente provincial de partido en el congreso de 31 de enero de 2010, al que concurrió el alcalde de Verín como candidato apoyado por del sector oficialista del partido.

En aquella votación perdió ante Baltar, que fue elegido y sucedió así a su padre, José Luis Baltar, en el cargo. Un año después, le sucedió también en la presidencia de la Diputación, tras la renuncia de Baltar padre y la de varios concejales del PP que tendrían que ocupar el puesto en la administración provincial.

Este lunes Baltar ha incidido en la necesidad de reflexión y autocrítica, con el caso de las tres primeras renuncias, y se refirió a Verín para subrayar que «ya hubo una junta de afiliados y simpatizantes y los resultados no hay que dejarlos pasar, sino que hay que asumirlos».

«Aunque fueron buenos, no estamos contentos con ellos», ha manifestado sobre los obtenidos por Jiménez Morán y ha recordado que cada junta «tiene libertad absoluta para los cambios que decida».

Sobre O Carballiño, ha aludido a la diferencia con Verín donde el PP fue la lista más votada. En la villa carballinesa, el candidato y alcalde en funciones, Argimiro Marnotes, no ha conseguido los votos necesarios para gobernar y, según Baltar, «está en reflexión».
AUTOCRÍTICA

Tras su análisis, Baltar ha destacado que el PP de la provincia de Ourense, que él sepa, es el único que ha hecho esta «lectura crítica plasmada en hechos concretos» -las renuncias- y ha recordado que el propio domingo de los comicios, él dijo que haría lo mismo si en la Diputación no consiguiese mayoría para gobernar.

«Hay que respetar esos gestos de apartarse a un lado para que otros, con más fuerza, sigan defendiendo las ideas en esos ayuntamientos y muestran que la autocrítica y renovación es constante en el PP de Ourense», ha señalado, y a eso atribuyó «tener un protagonismo decisivo» con aportaciones en la ponencia que el PPdeG desarrollará en julio.
«DÍAS DE INDEFINICIÓN EN OURENSE»

El presidente provincial del PP también respondió a preguntas sobre la gobernabilidad de la ciudad de Ourense, donde su partido fue el más votado y obtuvo 10 ediles, frente a ocho de Democracia Ourensana, seis del PSOE y tres de la marea ciudadana Ourense en Común.

Para Baltar, la estrategia del líder de DO, de negociar con todos los partidos para conseguir la Alcaldía aunque sea durante dos años, es «respetable», aunque ha instado a que por encima de esa estrategia «estén los intereses generales de la ciudad, que ya sufrió mucho estos años».

«No saldrá de mí una palabra de desprecio ni ridículo para nadie, cuando hay votos por el medio, pues la gente depositó su confianza en determinados líderes políticos y vale la pena respetar esa confianza», agregó. Ahora bien, durante los intentos de negociación de DO, la gente «puede ver como se desarrollan los días posteriores a las elecciones y pensar si realmente fue útil su voto», ha apostillado, y si merece la pena «asistir a estos días de indefinición», sentenció.

Asimismo, ha dicho creer en «otra política» y, por eso, aún teniendo la mayoría absoluta en la Diputación, se comprometió a hablar con todos los grupos de la oposición porque es necesaria «más conversación y más escuchar».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar