Comerciantes de A Pedra de Vigo piden «otra oportunidad»

  Comerciantes A Pedra_concentración

Una representación de comerciantes del mercado vigués de A Pedra ha vuelto a concentrarse este viernes frente a la juzgados de la ciudad para reclamar la reapertura de sus negocios, clausurados por orden judicial desde hace más de 7 meses, en el marco de la Operación Cuarzo, que investiga la supuesta venta de ropa falsificada, contrabando de tabaco y blanqueo de capitales.

Los comerciantes mantienen que el cierre ha sido una medida «desproporcionada» porque la mayoría de afectados «no tienen otros ingresos para sacar adelante a sus familias». «Pedimos otra oportunidad, ya nos dieron el gran susto», han admitido, al tiempo que han reclamado poder volver a su actividad, aunque matizan que «con mercancía legal».

Sobre las manifestaciones de la inspectora de policía que coordinó la Operación Cuarzo, en las que afirmaba que se llevaban «30 años cometiendo delitos en A Pedra», los comerciantes han advertido de que «no se puede medir a todos por el mismo rasero».

Así, han señalado que la mayoría de afectados «tenían casi toda la mercancía legal». «Que investiguen uno por uno, hay gente que no tiene nada irregular, y otros que ni siquiera están dentro del mercado», han reclamado.

AUTO DE LA AUDIENCIA

Por otra parte, en la concentración de este viernes estaba presente el matrimonio propietario del Bazar Guay, que hace unas horas ha recibido un auto de la Audiencia de Pontevedra, en el que se admite su recurso de apelación y se suspende el cierre cautelar impuesto por el juzgado de instrucción número 3 de Vigo.

En el auto, contra el que no cabe recurso, se especifica que mantener el cierre del negocio es una medida «desproporcionada», en tanto que «solo» se intervinieron 19 prendas susceptibles de ser falsificadas, por lo que se revoca esa medida.

José Rodríguez Piñeiro, dueño del bazar, ha reconocido que el auto de la Audiencia ha supuesto un «alivio» después de 7 meses, en los que el cierre de su negocio le ha causado «un daño económico y moral terrible». «En el Bazar Guay no se vendía nada ilícito», ha argumentado, al tiempo que ha admitido que se intervinieron 19 prendas «que dejó un comercial», y que «estaban en una maleta, ni siquiera a la venta».

El Bazar Guay podrá reabrir «en cualquier momento» y sus dueños, además de sus empleados (dos autónomos y otros dos afectados por un ERE) podrán recuperar la «normalidad».

Tanto los propietarios de este establecimiento, como el resto de comerciantes concentrados este viernes han expresado su deseo de que el auto de la Audiencia pueda «abrir el camino» a otros afectados en similar situación, para que se les levante la medida de cierre cautelar.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar