El candidato del PP de Lugo, Castiñeira, se ve como alcalde por ser el más votado

Jaime Castiñeiras_candidato PPdeG alcaldía Lugo

El candidato del PP a la Alcaldía de Lugo, Jaime Castiñeira, se ve como alcalde a partir del 13 de junio, toda vez que las condiciones que marcan las fuerzas de izquierdas para que gobiernen los socialistas pasan por que el cabeza de lista y actual alcalde en funciones, José López Orozco, y que está imputado en la ‘Operación Pokémon’, dé un paso atrás.

«Por supuesto que sí, pero ya me veía hace cuatro años», ha asegurado Castiñeira a preguntas de los periodistas. Al respecto, ha manifestado que ya hace cuatro años, «por la tómbola del pacto de perdedores, Orozco y Luis Álvarez gobernaron una ciudad que no les correspondía de acuerdo con el voto y la elección que hicieron los lucenses».

«Por lo tanto y lo dije en su momento, me considero una persona apta y capacitada para gobernar el Ayuntamiento de Lugo y, por supuesto, con un equipo capaz de sacarlo adelante, ante la situación de parálisis en que se encuentra», ha añadido.

Castiñeira dejó claro que, cuando se presentó a las elecciones,, lo hizo «para gobernar». «Y estamos preparados para gobernar, es más, los lucenses el día 24 dijeron por quien querían ser gobernados, que no es otro que por el PP y la lista que yo encabezo», ha abundado.

«LISTA MÁS VOTADA»

El candidato popular ha reivindicado que el PP es «la lista más votada» y, por lo tanto, tiene «derecho y legitimidad para gobernar el ayuntamiento» de Lugo. «Lo que debería de hacer el señor Luís Álvarez (portavoz en funciones del gobierno local) es no burlarse del voto de los lucenses, porque decir que eso sería una tómbola es burlarse del voto de los lucenses», ha reprendido.

Los populares consiguieron 9 concejales, mientras que el PSOE, logró 8; Lugo Novo, 3; el BNG, dos; Ciudadanos, dos; y Alternativa Cidadán de Esquerda, uno.

Por su parte, antes de mantener una reunión de la Junta de Seguridad para el Arde Lucus, López Orozco volvió a invocar el «silencio», para añadir que «no va a decir absolutamente nada». Así, tampoco quiso pronunciarse ni del respaldo de su partido socialista, cuyos dirigentes han asegurado que no van a ceder a «chantajes».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar