Magia para olvidar

JUAN TAMARIZ, el mago que lleva ilusionando desde hace 30 años, dijo hace unos meses que aún no consiguió encontrar un truco capaz de hacer desaparecer la crisis. «Ojalá, sería maravilloso poder reducir el paro o hacer que nuestros políticos aparecieran en las Bahamas y no aquí».

Pese a que la magia aún no hace esos milagros -todo se andará-, apuntaba que ver la fascinación que los trucos ejercen en la gente estimula para seguir trabajando. «La magia hace posible que por un rato te olvides de los problemas que te hostigan, es muy bonito que sirva de distracción», sentenciaba.

Magia para olvidar los problemas, es la receta de este hombre de la eterna sonrisa. Pero ahora da la impresión que son los problemas e historias que se introducen a diario en nuestras vidas los que brotan de ese mundo mágico en el que algunos políticos protagonizan números increíbles de trucos políticos y económicos.

Así, parece sacado del surrealismo ilusionista la contabilidad creativa del señor Rato que se acogió a la amnistía y solo declaró 115.000 euros para regularizar sus cuentas con el fisco; o que dos ex presidentes de Andalucía no supieran que a su lado se estaba cometiendo un gran fraude; o que los diputados «se autoricen» a compatibilizar sus cargos con actividades privadas remuneradas -que desempeña el 70%-, entre ellas asesorías poco éticas y nada estéticas; magia de ensueño es la vida de la alcaldesa de Valencia que, según la web Ritaleaks, pasaba de crisis y recortes y viajó a cuerpo de rey, durmió en hoteles a 600 euros la noche, comió en restaurantes de lujo… a cuenta del erario público.

También apunta maneras de mago el director de la Agencia Tributaria que, sobrado de información, sacó de la chistera la expresión «repera patatera» que puede significar «quedarían asombrados si lo contara». Y magia es que los diputados provinciales gallegos ingresen hasta 1.700 euros al mes en dietas por asistir a plenos que ya deben estar pagados con los sueldos que perciben por sus cargos públicos.

Son algunas historias solo de los últimos días. El mago Tamariz se puso serio para decir que «me debilitan las miserias humanas. Las naturales que no se pueden evitar, duelen, pero las que provocan algunas personas aprovechándose y sacando el jugo al resto de la gente, duelen más».

Estas «miserias» de magia política y económica no solo no hacen olvidar los problemas, sino que asombran e indignan a los ciudadanos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar