Procesado por estafar 245 mil euros a conocidos coruñeses

 

   Un hombre acusado de un delito continuado de estafa por supuestamente «idear un plan» a través de la venta de viviendas embargadas que en realidad no existían ha negado haber realizado este tipo de acciones y ha alegado que varias personas conocidas le «prestaron» dinero para «montar negocios» que finalmente no se llegaron a materializar.

La Audiencia Provincial de A Coruña ha acogido este martes la primera sesión del juicio contra este hombre, ex entrenador de un equipo de fútbol de Sada, para quien la Fiscalía pide seis años de prisión y doce meses de multa, con una cuota diaria de veinte euros.

También se juzga a una mujer, su supuesta cómplice, para la que solicitan un año y siete meses de prisión y siete meses de multa con cuota diaria de seis euros.

Los hechos ocurrieron supuestamente entre los años 2008 y 2012. La Fiscalía acusa al hombre de «idear un plan para obtener de forma torticera dinero de personas de su entorno a las que daba falsas expectativas de obtenerles un puesto de trabajo o le hacía creer presuntamente que tenía acceso a inmuebles embargados judicialmente y que los podía conseguir a un precio muy ventajoso si les entregaban diversas cantidades de dinero en efectivo».

De esta forma, según recoge el escrito del Ministerio Público, el hombre llegó a obtener hasta 245.000 euros de un serie de personas cercanas. Además, el procesado llegó a alquilar una vivienda en la localidad coruñesa de Sada para dar credibilidad a su conducta y, en todos los casos pedía, siempre según el escrito, dinero por adelantado a las víctimas.

ERA PARA «MONTAR NEGOCIOS»

En su declaración, el acusado ha reconocido haber recibido ciertas cantidades de dinero de personas conocidas, pero ha alegado que éstas le «prestaron» dinero porque él quería «montar negocios», que finalmente no llego a materializar.

«Me dejó dinero para montar un negocio sobre el 2008 y le devolví el dinero en dos pagos. Fue un préstamo», ha argumentado al ser preguntado por uno de los casos en el que presuntamente habría solicitado a un hombre 54.000 euros como anticipo para la venta de un piso embargado.

El acusado mantuvo esta misma postura a lo largo de toda su declaración, en la que el fiscal le ha ido preguntando por las distintas operaciones que habría llevado a cabo a lo largo de este tiempo y con las que obtendría ciertas cantidades de dinero que habría ido devolviendo, excepto los 245.000 euros que habría incorporado a su patrimonio.

Precisamente, preguntado por la Fiscalía sobre el destino de este dinero, el procesado ha respondido que esta cantidad fue a parar a «varios fines», entre ellos los gastos de su divorcio, pero sin llegar a concretar.

SUPUESTA CÓMPLICE

A preguntas de su abogado, el acusado ha declarado que las personas que le prestaron el dinero lo hicieron por la confianza depositada en él, ya que desconocían que era para «montar negocios», dice. Además, ha negado tener relación con el sector inmobiliario.

El tribunal también juzga a una mujer, supuesta cómplice, que se hizo pasar presuntamente por miembro de una empresa o interventora del juzgado para dar mayor credibilidad al plan del principal acusado. La acusada ha explicado que realizaba llamadas que el hombre le ordenaba, pero que desconocía el plan que éste estaba ejecutando.

«Él me engañó. Me dijo que era para buscarle a la gente trabajo y por eso hice esas llamadas», ha declarado esta mujer, para quien la Fiscalía pide un año y siete meses de prisión.

«TODO ERA UN ENGAÑO»

En esta primera sesión, también ha declarado uno de los afectados, a quien el principal acusado le habría ofrecido un puesto de trabajo en el año 2011 y la venta de una casa embargada por la que esta víctima habría entregado 82.000 euros. Las dos ofertas no se llegaron a materializar.

«Tenía confianza en él, era mi amigo», ha dicho este testigo que, tras empezar a «desconfiar», descubrió que «todo era un engaño». «Fui al Registro de la Propiedad y sobre la vivienda no pesaba ningún embargo», ha apuntado este hombre, a quien el acusado solo le devolvió 12.000 euros.

Por el juicio, que se prolongará hasta el jueves, pasarán más de una decena de testigos que declararán por unos hechos que ocurrieron, presuntamente, entre los años 2008 y 2012.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar