Conde presenta un plan «ambicioso» para la industria que la oposición reprueba

El conselleiro de Economía e Industia, Francisco Conde, ha presentado en el Parlamento la agenda de la competitividad industrial de Galicia, que busca dar respuesta a las necesidades de los empresarios gallegos para avanzar en la denominada fábrica inteligente, en la que conviven una mayor robotización con trabajadores más cualificados y nuevos procesos productivos, más innovadores y eficientes.

«Tenemos en marcha una estrategia, una planificación ambiciosa y consensuada con la industria con un objetivo claro: facilitar todas las herramientas posibles para que nuestro tejido industrial sea más productivo», ha destacado el titular del departamento en una comparecencia a petición propia en el pleno de la Cámara autonómica.

Para completar esta agenda de la competitividad industrial, que todavía no está aprobada pero sí elaborada en base a las aportaciones del empresariado gallego, los cluster, centros tecnológicos «y demás agentes» hasta superar los 120, Conde ha pedido a la oposición un diálogo «capaz de superar las diferencias políticas», con el objetivo de que finalmente este plan director, como lo ha llamado, «sea útil para las empresas que trabajan en Galicia».

Pero, en respuesta a este llamamiento, los portavoces de la oposición han coincidido en reprochar la forma de proceder del conselleiro, al subrayar que, a su juicio, debería haber trasladado el documento previamente, de modo que los grupos pudiesen preparar sus alternativas en base al mismo.

«HACER PAÍS REINVENTANDO LA INDUSTRIA»

Conde, tras hacer un diagnóstico «realista» de la situación actual, en la que ha considerado que la recuperación ya es una realidad, ha comentado aspectos «limitativos» de la industria gallega y otros que se sitúan en el «lado positivo», citando ejemplos de empresas «que se están preparando para estar en el grupo de cabeza y ejercer un efecto tractor en el tejido gallego», como punto de partida para «hacer país reinventando la industria» de la comunidad.

Y ha remarcado en su primera intervención que la industria 4.0 «no es un eslogan», sino «una realidad» a la que, según ha proclamado, «la industria gallega quiere sumarse». Los cinco «grandes programas de impulso» –expuestos la semana pasada por el conselleiro en un acto con empresarios– pretenden mejorar «los factores territoriales de competitividad», apoyar la presencia de organizaciones «profesionalizadas» y personas «cualificadas», favorecer la capitalización de las compañías, la innovación y la ampliación de mercados.

POESÍA, GEORGE ORWELL Y BLADE RUNNER

En sus turnos, la oposición ha coincidido en reprochar al dirigente autonómico que la agenda de competitividad pone a Galicia en un escenario comparable con países como Alemania, Reino Unido, Estados Unidos y Corea del Sur, o regiones como el sur de Holanda, Flandes y País Vasco, cuando el esfuerzo inversor en I+D+i, según ha denunciado el socialista Abel Losada, en el caso gallego se ubica en el 0,86% del PIB, «como Ucrania o Turquía».

Para «evitar consignas», recogiendo el guante del conselleiro, Losada ha comenzando su discurso «por la poesía», citando a Ángel González con los versos «te llaman porvenir porque no vienes nunca». Esa, ha criticado, es «la situación de la industria gallega desde que gobierna Feijóo».

A continuación, el parlamentario del PSOE ha pasado a referirse al matemático Alan Turing para sentenciar que, en este ámbito, en Galicia, «queda casi todo por hacer», de ahí que haya censurado que el titular de Economía acuda al Pazo do Hórreo a hablar de cuestiones como las «commodities», cuando él, ha ejemplificado, conoce a un empresario en Ponteceso (A Coruña) que «no tiene ni ADSL». «¿Cómo lleva el commodity? ¿En carro?», ha ironizado.

Por parte de AGE, Antón Sánchez ha lamentado haber asistido a un «relato estilo ‘1984’ de George Orwell», después del cual, ha bromeado, le da «hasta miedo o vergüenza decir que para Galicia es importante hacer quesos y yogures».

En este sentido, ha acusado al conselleiro de venir a comentar «cuestiones ajenas» a Galicia y ha responsabilizado al Gobierno de Alberto Núñez Feijóo de «destruir más del 20% del empleo industrial desde que llegó» al poder.

Asimismo, Sánchez ha interpelado a Conde para que se pronunciase, en concreto, sobre los sectores naval y eólico, por «promesas» en el primero que ha asegurado que «no llegan» y un panorama de «parálisis total» en el segundo. A esto ha replicado Conde que se están «desarrollando» contratos por 1.400 millones de euros en un naval «en plena recuperación» y que el concurso eólico, aunque «efectivamente afectado» por la reforma energética, «sigue desarrollándose».

En representación del BNG, la portavoz en el debate ha sido Carme Adán, que ha empezado recitando uno de los últimos diálogos de Blade Runner, ha agradecido al titular de la consellería que su acción «ejercita al capacidad de hablar de lo abstracto y lo concreto», antes de reprenderle por falta de compromisos presupuestarios.

Por último, Consuelo Martínez (grupo mixto) también ha afeado al conselleiro «propaganda» y un discurso que, a su juicio, no se corresponde con un país «minifundista» en el que la mayor parte de las empresas son microempresas.

Frente a estas críticas, el popular Pedro Arias ha centrado su intervención en la defensa de la gestión económica del PP, confrontándola con la del bipartito en Galicia y la de José Luis Rodríguez Zapatero en Madrid, y ha animado a la Xunta a continuar, en materia de política indsutrial, «acentuando los elementos de competitividad».

EJECUCIÓN PRESUPUESTARIA

Por otra parte, Losada y Conde han cruzado reproches en cuanto a la ejecución presupuestaria, al afirmar el socialista que el Ejecutivo gallego está ejecutando «una voladura controlada» del Igape.

El dirigente de la consellería ha contestado que el bipartito y la actual Xunta utilizan criterios diferentes para contabilizar la ejecución presupuestaria y que, de usar ahora la de entonces, esta alcanzaría el 90%.

PROGRAMAS DE IMPULSO

La agenda, según ha recordado el conselleiro, contempla cinco programas de impulso que van orientados a la consecución de dos metas cuantificadas: que en 2020 la industria gallega aporte el 20% del PIB y que se generen 50.000 nuevos empleos.

Al respecto del primero, ha abogado por «intensificar» el uso de las TIC en empresas y facilitar suelo industrial «más económico y mejor dotado», así como por la simplificación normativa, aspecto sobre el que ha avanzado la puesta en marcha de una oficina para atender «denuncias y propuestas» de los empresarios.

En cuanto al segundo, ha apostado por la formación profesional dual y la educación superior, para «conectar los sistemas de formación con las nuevas necesidades de la industria». Además, ha indicado que habrá asesoramiento sobre las nuevas tendencias industriales y apoyo a la cooperación.

Respecto al tercer programa, para incrementar el tamaño de las firmas gallegas, ha anunciado que se dispondrán líneas con los nuevos fondos europeos para abrir establecimientos industriales y mejorar los existentes, junto a instrumentos financieros «innovadores», préstamos y participación en el capital social de las empresas.

Un cuarto ámbito aspira a impulsar proyectos innovadores «como base para favorecer la fábrica inteligente» y para ello, entre otras cuestiones, se fomentará la captación de fondos públicos y privados.

En último lugar, en pro de la internacionalización, Conde se ha marcado retos como «atraer inversiones del exterior» con la finalidad de cerrar en Galicia las cadenas de valor y proseguir con iniciativas como la red ‘Pexga’ de la patronal, que «será determinante en esto».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar