Rajoy anuncia que España será el país de mayor crecimiento

Rajoy, desayunos Europa Press​Mariano Rajoy ha avanzado que España va a ser la economía del euro que más crezca entre las grandes «con una diferencia considerable respecto a la media de la eurozona». Según ha dicho, en 2015 la economía española crecerá el 2,9% y, para 2016, «la cifra será de ese mismo tenor».

Sin embargo, Rajoy ha advertido que, para que estas previsiones se cumplan, es necesario «mantener el impulso reformista que nos ha guiado en toda la legislatura». El presidente del Gobierno también ha destacado la prioridad que se ha dado en los Presupuestos de 2015 a la I+D+i, «con un aumento de las dotaciones de casi el cinco por ciento».

Por otro lado, el jefe del Ejecutivo ha explicado que la verdadera causa de la pobreza y la desigualdad es el paro: «Es la crisis, y no la lucha contra la crisis, lo que amenaza las políticas sociales. Por eso, hemos hecho de la creación de empleo nuestra principal prioridad».

DEFENSA DEL ESTADO DE BIENESTAR

Rajoy ha defendido el Estado del bienestar, «algo que no existe en ninguna otra parte del mundo». Sin embargo, ha explicado, «mantener ese Estado del bienestar, en un mundo global y competitivo, nos obliga a ser extremadamente ambiciosos en la vocación reformista y extremadamente eficaces y equilibrados en la gestión de los recursos».

Según el presidente del Gobierno, la estabilidad económica y las reformas son los elementos que deben guiar el futuro de España. También ha recordado cuál es el «gran objetivo nacional», un objetivo completamente «realizable»: llegar a los veinte millones de empleos. «Es el umbral que garantiza la sostenibilidad de nuestro estado del bienestar», ha agregado.

DESEQUILIBRIOS LETALES

Rajoy ha recordado cómo estábamos en 2005: «España vivía entonces una plácida situación económica». Según ha explicado, hace diez años «nadie prestó atención a lo importante y se desdeñó la necesidad de hacer reformas», por lo que «la economía española acumuló letales desequilibrios que provocaron la mayor crisis que ha padecido España en generaciones».

El presidente del Gobierno ha añadido que esos graves desequilibrios en la economía española se tradujeron en recesión, con el consiguiente aumento del paro (3.400.000 personas perdieron su empleo entre 2008 y 2011) y el desplome de los ingresos (70.000 millones de euros), y en grandes dificultades para encontrar financiación. Según ha apuntado, dos eran las recetas que se sugerían: salir del euro o solicitar el rescate a Europa. Sin embargo, el Ejecutivo optó por una tercera vía que «no era ni la más fácil ni la más rápida», pero que, entendía, sí era «la más justa, la más acertada y la más duradera». El Gobierno tomó el camino de las reformas para ganar competitividad y recuperar la senda del crecimiento económico y de la creación de empleo.

En este sentido, Rajoy ha indicado que el plan de actuación del Gobierno se basó en tres ejes: un programa de consolidación fiscal, el saneamiento del sistema financiero y las reformas necesarias para recuperar competitividad. Todas estas reformas, ha agregado, «contempladas en conjunto, suponen el mayor y más rotundo esfuerzo de modernización que ha experimentado España en su historia reciente».

SITUACIÓN RECONDUCIDA

Rajoy ha afirmado que «como consecuencia de todas estas políticas, la situación del país claramente se ha reconducido», puesto que se han corregido los desequilibrios fundamentales y se ha ganado competitividad. Así, el déficit público ha pasado del 9% al 5,7%; la baja inflación hace que España haya ganado en competitividad y en capacidad exportadora; los bancos han superado con éxito las pruebas europeas, y, por último, la prima de riesgo ha bajado «de forma vertiginosa».

Pero lo más importante, ha añadido el presidente, es que hemos vuelto al crecimiento económico y a la creación de empleo: en 2014 la economía española creció el 1,4% y se crearon 500.000 puestos de trabajo.

Mariano Rajoy ha destacado que todo este esfuerzo por la recuperación se ha hecho «preservando los servicios públicos esenciales». Las pensiones se han revalorizado todos los años, hay 800.000 tarjetas sanitarias más que en 2012, ha aumentado el número de becas universitarias, se ha reforzado la protección a las personas más vulnerables, ha aumentado el apoyo a las familias a través de la reforma fiscal y han comenzado a descender los indicadores de pobreza y exclusión.

Por tanto, de cara al futuro, el jefe del Ejecutivo ha marcado tres grandes objetivos: «consolidar la recuperación y evitar la vuelta atrás y perder el terreno que tanto nos ha costado ganar»; mejorar el bienestar de las clases medias luchando contra la desigualdad y la exclusión, y garantizar a medio y largo plazo la sostenibilidad de nuestro Estado de bienestar.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar