Ultimátum del Eurogrupo a Grecia: un plan de reformas antes del 11 de mayo

image

Los ministros del Eurogrupo y el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, reunidos ayer en Riga, lanzaron serias advertencias a Grecia ante la falta de avances en las negociaciones sobre un plan de reformas que permita evitar el colapso griego. «Ha sido una discusión muy crítica. Esperábamos haber escuchado resultados positivos y tener una base para llegar a un acuerdo y todavía estamos muy lejos de ello», lamentó el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. El presidente del BCE, Mario Draghi, aseguró que mantendrá la liquidez «mientras los bancos griegos sean solventes», aunque advirtió de que «el tiempo se está agotando» y que si no hay acuerdo con el Eurogrupo la inyección de efectivo no se prolongará indefinidamente.

El Eurogrupo dio a Grecia un nuevo ultimátum, hasta la reunión del 11 de mayo, para que presente un plan de reformas. El ministro de finanzas griego, Yanis Varufakis, pidió el desbloqueo de parte de la ayuda del rescate, sin esperar un acuerdo global, para aliviar los problemas de liquidez, aunque no dio cifras sobre la capacidad del Gobierno griego para hacer frente a los pagos que se le acumulan, algo que fue rechazado de pleno por el resto de miembros del Eurogrupo. El ministro griego reiteró que no acepta algunas de las exigencias del Eurogrupo, como el recorte de las pensiones, la renuncia a la ley que prohíbe los desahucios o el ajuste fiscal.

«Se puede ver el vaso medio lleno o medio vacío, nosotros nos inclinamos por ser optimistas», declaró Varufakis, que planteó el caso griego como «un problema común que la familia europea debe resolver unida» y se mostró convencido de que «el acuerdo será difícil, pero se va a producir y pronto, porque es la única opción que tenemos».

Las exigencias de Varufakis y su actitud «dogmática», según fuentes europeas que citan los diarios, molestaron a sus colegas, que tampoco ocultaron su malestar por la reunión del presidente griego, Alexis Tsipras, con la canciller alemana, Ángela Merkel, en el marco de la Cumbre sobre el Mediterráneo para acercar posturas de cara a la reunión de ayer. Algunas fuentes hablan de «bronca monumental». «Vamos por el camino equivocado. No me imagino cómo podemos alcanzar un acuerdo», señaló el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble. «Estamos otra vez perdiendo el tiempo», dijo el ministro de Economía italiano, Pier Paolo Padoan. «Ya es suficiente, necesitamos un plan b», señaló el ministro esloveno, Franc Krizanic, lo que fue tachado de «antieuropeo» por Varufakis. El ministro eslovaco, Peter Kazimir, dijo estar cansado de «cháchara» y espetó al ministro griego: «Lo que usted nos dice es inverosímil».

El ministro de Economía español, Luis de Guindos, señaló que «se ha dado un serio toque de atención» a Grecia. «Hoy todos hemos sido muy claros. No creo que Varufakis tenga la mínima duda de lo que se le pide», resumió.

«Europa estalla con Grecia y amenaza con cortar las ayudas», sintetiza EL PAÍS en su titular de portada. «Rapapolvo del Eurogrupo a Varufakis», dice EL MUNDO. «El Eurogrupo pierde la paciencia y lanza su más dura advertencia a Grecia», dice ABC. Según LA VANGUARDIA, «el Eurogrupo zarandea a Varufakis y exige a Grecia que selle un acuerdo». «Bruselas abronca a Grecia y el BCE amenaza con cerrar el grifo a su banca», señala LA RAZÓN. «La UE abronca a Varufakis y prepara un plan B para Grecia», dice EL ECONOMISTA.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar