El Gobierno llama a consultas al embajador en Caracas tras los insultos de Maduro

García-Margallo_ministro de Asuntos Exteriores
El Gobierno llamó ayer a consultas al embajador de España en Caracas, Antonio Pérez Hernández, tras los insultos proferidos horas antes por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, en su programa en la televisión estatal venezolana. Así lo anunció ayer en el Congreso el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo. «Los calificativos que utilizan las autoridades venezolanas son absolutamente intolerables, y teniendo en cuenta el grado de irritación verbal de Maduro, he decidido convocar a consultas al embajador en Caracas», dijo.

Paralelamente, en un comunicado del Ministerio, se condenó la «escalada de insultos, calumnias y amenazas», al tiempo que se añadió que el Gobierno considera «especialmente intolerables las manifestaciones sobre un supuesto apoyo a actividades terroristas, que resultan particularmente ofensivas para un país como España, que ha sufrido durante años la lacra del terrorismo».

Los diarios recuerdan que el presidente venezolano dijo que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pertenece a un «grupo de bandidos», en tanto, según añadió, «está detrás de una conjura internacional para derrocar» a su Gobierno. Asimismo, Maduro anunció una medida «contundente» contra España que, según dijo, dará a conocer «a su tiempo debido». Paralelamente, la Asamblea Nacional de Venezuela declaró persona nongrata al expresidente del Gobierno Felipe González, después de que confirmase que tiene previsto actuar como asesor de la defensa del dirigente opositor Leopoldo López. Sobre este asunto, Felipe González dijo ayer que viajará a Venezuela a mediados de mayo y que, en caso de que se le impida la entrada al país, seguirá haciendo asesoramiento externo.

Horas después de conocida la decisión de llamar a consultas al embajador español, la ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, dijo que el presidente Maduro le ha ordenado «tomar las acciones de distinto orden que correspondan».

Desde el PSOE, el diputado Juan Moscoso respaldó la decisión de Exteriores, al considerar que los «exabruptos merecían una respuesta». Por su parte, el coordinador federal de IU, Cayo Lara, pidió a los gobiernos de España y de Venezuela que «apacigüen las relaciones» y «aplaquen la tensión» entre ambas cancillerías.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar