Ingresan en prisión los atracadores de una vivienda en A Lonia, Ourense

 

   El Juzgado de Instrucción Número 1 de Ourense ha decretado prisión provisional comunicada para los dos hombres detenidos tras el atraco con armas de fuego en una vivienda del barrio de A Lonia, en la capital ourensana, pues el juez consideró que existe riesgo de fuga y posibilidad de que sigan delinquiendo.

En sendos autos judiciales se detalla que ambos detenidos, J.C.B.A., vecino de Ourense, y J.S.G.C., natural de Colombia, están imputados por un delito de robo con violencia al intentar robar, el lunes 20 de abril a las 15,40 horas, a un vecino de Canivelos, en las afueras de Ourense, «para lo cual lo intimidaron cubriéndose el rostro con un pasamontañans y amenazándolo con armas de fuego», señala el juez.

La víctima del asalto, según indicó la Policía, fue abordada en su casa al abrir la puerta para exigirle que les diese el dinero que tuviese. «La víctima intentó resistirse y en ese momento, unas vecinas observaron lo que ocurría y avisaron a la Policía Nacional. Los hombres, al verse descubiertos, huyeron de lugar en un vehículo que habían aparcado cerca», expuso.

La detención se produjo poco después, al ser localizados por una patrulla, en el interior del coche en el que se hallaron una escopeta de cañones recortados y una pistola, los pasamontañas y cuerdas con las que trataron de atar a su víctima.

ATRACO O ENCARGO POR DEUDA

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Ourense, justifica la prisión provisional por la «gravedad de los hechos», pues podrían corresponder a delitos castigados con penas de 2 a 5 años de prisión, además de la que pueda corresponder por el delito de tenencia ilícita de armas.

El auto detalla que ambos detenidos tenían en su poder las armas, «sin número de serie ni marca a la vista y cartuchos de ambas»,  reconocieron ante los policías y ante el juez ser autores del asalto pero con diferentes versiones.

Para el juez es «poco creíble» la versión de J.S.G.C., que declaró que se puso un pasamontañas y encañonó a la víctima con una escopeta de cañones recortados «sin intención de hacerle daño y en la creencia de que el arma no funcionaba».

La declaración del otro detenido «no coincide», pues explicó que «no pretendían robar, sino simplemente avisar a la víctima para que pagase una deuda que tiene con un tercero, que fue el que les encargó amedrentale».

El juez también considera, según se recoge en el auto, «poco creíble» la explicación de J.C.B.A., pues «no identificó a la persona que les hizo el encargo» y lo que declara no coincide con lo que  la víctima explicó a los agentes, ni con la del otro detenido.

RIESGO DE FUGA

En los autos se detalla que la prisión provisional también se justifica en el riesgo de fuga de ambos detenidos, pues ambos carecen «de arraigo ni trabajo conocido», y la «especial gravedad de la pena prevista» hace pensar que si no se ordena su «inmediato» ingreso en prisión «se sustraerán a la acción de la justicia», apostilla.

Además, la carencia de modo de vida conocido, llevó al juez a ver concurrencia «de riesgo de que continúen desarrollando la actividad delictiva». La medida de ingreso en prisión para ambos es «provisional» a la espera de lo que se resuelva en el proceso y «proporcionada» teniendo en cuenta la naturaleza de los hechos, según los autos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar