Medidas de la UE contra las mafias responsables de los continuos naufragios

Naufragios inmigrantes no Mediterráneo

Los ministros de Interior y de Exteriores de la Unión Europea apoyaron ayer un plan de diez puntos para dar una respuesta inmediata a los continuos y masivos naufragios de barcos cargados con inmigrantes irregulares. La estrategia será revisada y concretada por los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión este jueves durante la cumbre de emergencia que se celebrará en Bruselas a petición de Italia, Francia, España y Reino Unido. La UE reaccionó así tras la tragedia ocurrida el pasado sábado con el naufragio de un barco frente a la costa de Libia y en el que habrían muerto cientos de inmigrantes. «Lo ocurrido no es sólo una tragedia en las costas, sino que podría convertirse en una tragedia para Europa, que tiene ahora que demostrar su capacidad de actuación y su unidad», dijo Federica Mogherini, la alta representante para la Política Exterior Europea.

El plan alcanzado en Luxemburgo contempla un refuerzo a la Agencia Europea de Control de Fronteras (Frontex). En concreto, anuncia el compromiso de extender a las misiones de Tritón y Poseidón «su área operacional», y prevé aumentar sus medios financieros y materiales, si bien no habla de duplicar el presupuesto tal y como pedía la Comisión. «No podemos dar número ahora, pero se ha adoptado una decisión política: Frontex será financiada de forma generosa porque tiene un papel esencial», aclaró el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramopoulos.

Asimismo, se hace hincapié en la lucha activa contra las mafias de traficantes y promete «un esfuerzo sistemático para capturar y destruir las embarcaciones usadas por los traficantes» en misiones civiles y militares. En este sentido, el ministro de Exteriores español, José Manuel García Margallo, dijo que el objetivo prioritario es «cortar la financiación de las bandas, evitar que compren los barcos de los que se están sirviendo, destruir in situ esos barcos de operaciones ilícitas». El titular de Interior español, Jorge Fernández Díaz, insistió en que «mientras se mantengan las mafias criminales y haya el riego de que se produzcan tragedias» como la ocurrida el fin de semana, «tiene que haber los medios adecuados para salvar la vida de esas personas».

En paralelo, se lanzarán varias iniciativas para gestionar la avalancha de solicitudes de asilo que están recibiendo principalmente países como Italia, Grecia y Malta. La UE enviará especialistas sobre el terreno para tramitarlas. Asimismo, se impulsará un programa para devolver rápidamente a sus países de origen a los inmigrantes irregulares con cargo de Frontex.

NUEVOS NAUFRAGIOS FRENTE A GRECIA Y LIBIA

Ayer se registraron nuevos casos de naufragios en embarcaciones con inmigrantes irregulares. En concreto, al menos tres personas murieron al encallar una embarcación con 200 personas a bordo ante las costas de la isla griega de Rodas. Fueron rescatados 90 pasajeros, de los cuales 23 necesitaron ser trasladados a un hospital. Por otro lado, entre 400 y 450 personas se hallaban en dificultades en dos barcas a varias decenas de millas de la costa de Libia.

Mientras, ayer llegaron a La Valeta los 24 cadáveres recuperados del naufragio ocurrido la medianoche del sábado en Libia cuando volcó un pesquero que iba a ser socorrido por un mercante portugués. Los 28 supervivientes llegaron al puerto italiano de Catania. Entre los supervivientes está el capitan de la nave, de origen tunecino, que ayer fue detenido por la policía italiana junto a un miembro sirio de la tripulación.

El primer ministro italiano, Mateo Renzi, compareció ayer ante los medios, junto a su homólogo maltés, Joseph Muscat. Renzi calificó a los traficantes de «nuevos esclavistas» y pidió a la comunidad internacional que considere una «prioridad» su captura. Renzi insistió en que «no está sobre la mesa la hipótesis» de una intervención militar en Libia.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar