Los colectivos profesionales plantean trabajar en la «prevención y detección» de la violencia

El sindicato ANPE Ourense señala que el suceso de Barcelona, en que un alumno ha matado a un profesor y herido a varias personas más en el Instituto Joan Fuster, se trata de «un caso absolutamente novedoso y aislado en España que no debe servir para que salten las alarmas», pero ha considerado que «sí tiene que servir para reflexionar y continuar trabajando con más determinación en la prevención y detección de la violencia en los centros escolares».

Así las cosas, ANPE Ourense exige que se «cumplan los decretos de convivencia», así como las normas de conducta establecidas en los centros; el amparo legal a los profesores por parte de la Administración educativa y el desarrollo de la ley de autoridad establecida en la Lomce; y asistencia psicológica a los profesores que han sufrido alguna situación que ha derivado en daños psicológicos.

Además, también quiere que se haga preparación para la resolución de conflictos, incluida en la formación inicial y continua de los docentes; y una reforma de la ley del menor.

ANPE señala que «lamentablemente, la violencia existe en la sociedad» y se «traslada en muchas ocasiones a los centros educativos», de manera que la escuela debe actuar como «laboratorio de ideas que establezca medidas preventivas y de resolución de conflictos que ayuden a cambiar conductas violentas».

El sindicato, que llama a una reflexión «serena», condena el suceso de este lunes, envía sus condolencias a las familias y allegados de las víctimas y afirma que seguirá trabajando para «erradicar cualquier conducta violenta que se produzca en el aula que es trabajar, en definitiva, por la prevención y erradicación de la violencia en cualquiera de sus manifestaciones en la sociedad».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar