El fraude fiscal de las empresas de la familia Rato supera los cinco millones

image

EL MUNDO revela hoy en su portada que Rodrigo Rato tejió un entramado societario basado en facturas internas irregulares y «de conveniencia» entre empresas para evitar tributar por IVA, Impuesto de Sociedades e IRPF, según refleja la documentación de la investigación de la Agencia Tributaria, que cifra en 5,3 millones de euros la cantidad que pudo haber defraudado. El expresidente del FMI, añade el diario, forma parte de un grupo societario compuesto por más de 40 empresas, de las cuales más de la mitad están vinculadas a su entorno familiar. En concreto, 27 sociedades están relacionadas con algún miembro de su familia o con él mismo.

La investigación deja constancia de que entre 2009 y 2014 se produjo una elevada facturación interna entre las distintas sociedades y las personas que las administraban, registrándose además una baja tributación en ese entorno empresarial, sobre todo en lo que se refiere al IVA y al Impuesto de Sociedades. Es por ello que los investigadores se centraron en analizar si el tráfico de facturas entre las empresas respondía a prestaciones por servicios reales. En el curso de la investigación también se puso de relieve que Rato cobraba sus asesorías a Telefónica y al Santander a través de sus empresas para evitar el pago del IRPF.

ABC, por su parte, desvela que durante el tiempo que Rato permaneció en el Gobierno saneó el grupo empresarial de su familia, que debía 30 millones de euros. Así, colocó a bancos y empresarios sus empresas en crisis en su etapa política. El caso más polémico fue el de la venta de Aguas de Fuensanta, la embotelladora de agua mineral propiedad de la familia Rato. Pese a que estaba ahogada por las deudas, el ex vicepresidente consiguió vender a Banesto, su principal acreedor, el 43% de la compañía a cambio de 769,94 millones de pesetas (más de 4,5 millones de euros).

RATO NIEGA QUE SU PATRIMONIO ASCIENDA A 27 MILLONES

En declaraciones a EL PAÍS, Rodrigo Rato negó ayer tener el patrimonio de 26,6 millones de euros que le atribuye la Agencia Tributaria. «Esa cifra está muy alejada de la realidad. No tengo ese dinero y por una diferencia muy grande», afirmó. El antiguo director gerente del FMI también consideró imposible que entre 2012 y 2013 hubiera dejado de tributar 1,42 millones de IRPF, como asegura Hacienda. «Para que eso fuera cierto, hubiera tenido que seguir trabajando los dos ejercicios y desde mayo de 2012, cuando dejé Bankia, no volví a trabajar ese año y poco más en 2013». También niega cualquier tipo de operaciones con divisas. «Nunca he realizados movimientos en divisas. Ni yo ni mis sociedades hemos tenido jamás esa cantidad de dinero en divisas», aseguró con rotundidad. Rato sí admitió, sin embargo, que es dueño de la sociedad británica VivaWay y que posee una participación del 44% en el hotel Catalonia Berlín Mitte, de cuatro estrellas.

Según recuerdan los diarios, las investigaciones que la Agencia Tributaria trasladó al juez de Madrid Enrique de la Hoz, sitúan a Rodrigo Rato como responsable de un entramado de siete u ocho sociedades, radicadas en su mayoría en el extranjero, utilizadas para evadir al fisco entre uno y dos millones de euros. Fuentes jurídicas señalan que algunas de las sociedades investigadas fueron utilizadas para trasvasar dinero a sus hijos, mediante donaciones que luego retornaban a Rato a través de firmas que actúan como pantalla. Este entramado tenía la supuesta finalidad de eludir un eventual embargo de bienes por parte de la Audiencia Nacional en relación con el caso Bankia, en el que el exministro figura como encausado. Las citadas fuentes entienden que este trasvase de dinero puede constituir un delito de alzamiento de bienes. Las pesquisas contra Rato también abarcan delitos de blanqueo de capitales y fraude fiscal.

LA VANGUARDIA destaca en su portada, que fue el propio Rato el que se traicionó a sí mismo, puesto que Hacienda ya había validado su afloración por medio de la amnistía fiscal, pero él mismo cambio los datos en posteriores declaraciones. En esta línea, LA RAZÓN cita fuentes de Moncloa para señalar que Rato «lo precipitó todo, porque se creía intocable».

Casi con toda probabilidad, la Fiscalía Anticorrupción se hará cargo del caso a partir de lunes, puesto que ya tenía abierta una investigación sobre Rato por supuestas actuaciones irregulares en su etapa de presidente del FMI. Como medida preventiva, la Fiscalía de Madrid ordenó el pasado viernes el bloqueo de todas sus cuentas, 78 en concreto, en 13 bancos diferentes, según subraya EL PAÍS.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar