Al menos 700 inmigrantes libios ahogados en el Mediterráneo

Un pesquero en el que viajaban entre 700 y un millar de inmigrantes africanos que habían partido de Egipto volcó en la madrugada del domingo a 70 millas de la costa de Libia, a 112 de Malta y a 130 de la isla italiana de Lampedusa, en la que es considerada la mayor tragedia migratoria de la historia en aguas del Mediterráneo. Hasta el momento, la Guardia Costera italiana ha rescatado a 28 supervivientes y ha recuperado 24 cadáveres.

La primera llamada de auxilio fue recibida en la medianoche del sábado, pero como los guardacostas se encontraban lejos de la posición del naufragio avisaron a un mercante portugués que navegaba por la zona.

Cuando los inmigrantes vieron acercarse al carguero que acudía en su auxilio se abalanzaron a un costado del pesquero para pedir ayuda y el barco volcó. Esta tragedia se suma a la vivida el pasado lunes, cuando en un naufragio desaparición otras 400 personas procedentes de Libia.

RENZI PIDE UN CONSEJO EUROPEO URGENTE

Tras una reunión urgente de su Gobierno, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, explicó en una conferencia de prensa que no se puede determinar con precisión el número total de víctimas y solicitó la convocatoria de una cumbre extraordinaria de los líderes europeos para analizar el drama de la inmigración ilegal. «Italia está salvando vidas humanas. Es un trabajo extraordinario, pero lo estamos haciendo solos, en una situación casi de abandono. Me resulta difícil entender por qué, frente a estas tragedias que estamos viviendo, no se está produciendo ese sentimiento de cercanía y de solidaridad que la UE otras veces ha mostrado. Les volvemos a pedir que no nos dejen solos», declaró. Renzi señaló como principales culpables de la tragedia a las mafias que trafican con los inmigrantes: «El problema no es el control del mar, sino destruir a los traficantes de hombres, que son los nuevos esclavistas del siglo XXI».

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se sumó a la petición de Renzi de convocar un Consejo Europeo con el objetivo de «atajar esta tragedia». En un comunicado difundido por la Secretaría de Estado de Comunicación, Rajoy situó el origen del drama de la inmigración «en la inestabilidad, la guerra, la radicalización, la huida del terror yihadista y la pobreza, de las que se aprovechan las mafias que se dedican al criminal negocio del tráfico de seres humanos en nuestra inmediata vecindad sur». Por la mañana, en un mitin de la precampaña electoral organizado por el PP en Alicante, el jefe del Ejecutivo ya había señalado que «los europeos nos jugamos nuestro crédito si no somos capaces de evitar estas dramáticas situaciones».

La responsable de la diplomacia europea, Federica Mogherini, también instó a la UE «a abordar sin demora» la tragedia migratoria en aguas del Mediterráneo. «Hemos dicho demasiadas veces ‘nunca más’. Tenemos que salvar vidas humanas todos juntos; todos juntos necesitamos proteger nuestras fronteras y luchar contra el tráfico de seres humanos».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar