Agustín Hernández: «Estoy donde quiero estar y mi objetivo es trabajar para Santiago»

Agustín Hernández PPdeG alcalde Santiago_balconada Pazo de Raxoi

Admite que es «complicado» que el PP logre la mayoría absoluta, pero piensa «ganar» porque «siempre» ha estado «a la altura» en política Lamenta el «objetivo destructivo» de la oposición contra el PP, ve necesario «revitalizar» la vida cultural y promete mejoras en transporte

El alcalde de Santiago y candidato a la reelección por el PP, Agustín Hernández, asegura que el Pazo de Raxoi es el lugar donde quiere estar, pues está «disfrutando del trabajo» que su partido le ha «encomendado» tras la renuncia de Gerardo Conde Roa y Ángel Currás a finalizar el mandato municipal.

«Yo no tengo ninguna otra aspiración en la vida que gestionar correctamente el ayuntamiento, como he pretendido hacer estos meses, y seguir a partir del 24 de mayo si los ciudadanos me dan su confianza. Si no me la dan, no tengo otro objetivo en la vida que vivir y trabajar para esta ciudad», ha proclamado, en una entrevista concedida a Europa Press, sin dejar de hacer hincapié en que está demostrando «diariamente» su «vocación de compromiso con Santiago».

Quizá por ello tiene la «sensación» de que los vecinos «reconocen y valoran» la «normalidad» que ha llevado al Pazo de Raxoi tras cuatro años «muy turbulentos» y también su «cercanía» y su «capacidad de entender y atender a la gente». Pese a ello, ha reflexionado sobre que Santiago es «históricamente» una ciudad que no ha dado la mayoría absoluta al PP en los comicios municipales, de modo que ha admitido que el reto que tiene por delante no es sencillo.

«El horizonte al respecto de conseguir una mayoría suficiente para poder gobernar es complicado, pero no renunciamos a ello y apostamos por ganar y gobernar», ha remarcado el exconselleiro de Medio Ambiente, quien ha enfatizado que sale «al campo exactamente con la misma ilusión, e incluso con más» que la que tenía en 2009, cuando concurrió a las elecciones autonómicas en la lista del PP por Pontevedra.

Sobre aquella cita con las urnas, ha recordado que «nadie daba un duro» por que Alberto Núñez Feijóo pudiese recuperar la Xunta para el PP en 2009. «Sin embargo, los que teníamos ilusión creímos que era posible y, al final, ganamos y gobernamos», ha comparado, antes de sentenciar: «Yo hasta ahora en política siempre he estado a la altura del objetivo que se me ha planteado».

«OBJETIVO DESTRUCTIVO»

Al hilo de ello, Hernández ha criticado «el planteamiento absolutamente sectario» de las fuerzas de la oposición, que únicamente tienen «ese objetivo destructivo de cerrar el paso al PP», y lo ha vinculado con su «ausencia de propuestas».

«Me gustaría escuchar propuestas de futuro, concretas, sobre las que se pudiera debatir», ha incidido, para poner en valor que su programa se compone de 350 medidas enfocadas hacia «el beneficio de los vecinos» de Compostela. Preguntado al respecto, ha asegurado que está «abierto» a «cualquier negociación seria» sobre cómo «mejorar las condiciones de vida» de los ciudadanos.

En cuanto a sus oponentes en la próxima cita con las urnas, ha juzgado que «el alcalde nacionalista de Teo», Martiño Noriega, «no tiene vocación de permanencia» en la capital gallega; mientras que ha descrito al aspirante socialista, Paco Reyes, como «una persona compleja con bastantes contradicciones». En cambio, ha tenido buenas palabras para Rubén Cela, del BNG, a quien ha definido como «un buen concejal con un buen discurso».

«MÁS TÉCNICO QUE POLÍTICO»

En lo que atañe a su visión de lo que ha sido el primer gobierno del PP en Santiago tras más de 25 años de poder socialista, ha opinado que ha sido «muy turbulento» tanto por la «crítica» situación económica que afectó a «todas» las administraciones como por «errores o equivocaciones» de su grupo.

Asimismo, ha proseguido, una sentencia judicial «injusta» propició la inhabilitación de siete concejales y que su partido tomase «medidas» para «resolver el problema». Así es como el pasado año «un nuevo equipo» liderado por él mismo, quien concurría en el número 25 de la candidatura en 2011, «se hizo cargo de la gestión desde un ámbito técnico más que político».

Entre sus logros está, como ha comentado, haber trasladado «normalidad» a la vida municipal «en un porcentaje aceptable» y «seguir la senda de la mejora» financiera y económica del consistorio.

Para un eventual segundo mandato, se plantea el reto de «mejorar el transporte público», puesto que el contrato finaliza, y de «revitalizar la vida cultural de la ciudad». «Es un aspecto que ha ido languideciendo en los últimos años, y tenemos un proyecto de futuro potente», ha avanzado, tras reconocer que le habría gustado «agilizar más» el programa social Santiago Suma para que «estuviese ya en plena vigencia».

Por lo demás, sobre las obras, ha interpretado que todas las necesarias ya están «en marcha», y ha citado la ampliación de la AP-9, la depuradora y la estación intermodal, entre otras. De igual modo, ha celebrado que la Catedral ya tiene garantizados más de la mitad de los fondos que requiere para su restauración.

VIVIENDA PÚBLICA

Adicionalmente, ha confirmado que, de seguir en el cargo tras los comicios, apostará por que las viviendas públicas proyectadas en la avenida de Xoán XXIII se construyan en Lamas de Abade, de modo que la parcela ubicada en la entrada del casco histórico pueda destinarse a edificación libre.

«Es un planteamiento lógico», ha defendido, con el argumento de que el proyecto inicial es «inviable» económicamente por los «costes de edificación» y porque el alquiler de esas viviendas no iba a permitir «recuperar la inversión», según sus cálculos. «Es mejor alternativa tener dos bloques de vivienda pública (en O Castiñeiriño) y una parcela que se pondrá en el mercado y se venderá como el promotor considere que puede colocarla», ha zanjado.

FUSIÓN MUNICIPAL

Otro asunto que ha sido objeto de debate en las últimas semanas es la posible anexión a Santiago de algunos de los ayuntamientos limítrofes. Por el momento, desde su punto de vista, es momento de potenciar la cooperación para compartir distintos servicios y, con ello, convertir en una «realidad administrativa» lo que ya es «una realidad social».

«Nadie distingue donde empieza Ames, Teo o Boqueixón», ha reflexionado, partidario de aumentar las líneas de colaboración entre los distintos municipios con la capital gallega «en pie de igualdad». La fusión, ha agregado, «no es un tema que recaiga en la competencia del alcalde de Santiago».

Cuestionado sobre la gestión de la Xunta en la ciudad, nueve meses después de su llegada al cargo, ha sostenido que «históricamente, el Gobierno gallego siempre ha atendido en tiempo y forma, dentro de sus posibilidades, las necesidades que ha tenido Santiago» y que lo ha hecho «independientemente» del color del gobierno local.

Respondiendo implícitamente a las acusaciones de electoralismo de Feijóo en Compostela, ha puesto en valor que, «con el gobierno del PP, también se han atendido las necesidades» de la urbe «dentro de las capacidades que tiene el Gobierno de la Xunta».

INHABILITADOS EN LISTAS

Finalmente, ha hablado sobre la ausencia en su candidatura de los siete ediles que fueron inhabilitados por prevaricación, por aprobar en una junta de gobierno que el ayuntamiento se hiciera cargo de la defensa de otro concejal imputado en la Operación Pokémon, y que después resultaron absueltos.

«No se trata de hacer un determinado gesto (…). La Justicia ya ha reparado la honorabilidad de esas personas», ha subrayado, y ha reivindicado que su objetivo ha sido «conformar un equipo que ilusione a la ciudad y que mire al futuro».

Imprimir

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar