Cuba, centro de atención


Representantes de 45 empresas de España encabezados por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, viajan este lunes a Cuba con el objetivo de potenciar las relaciones económicas. Parece una noticia positiva pero tal vez no es la noticia que debe protagonizar España en este momento clave en la historia de Cuba y de América, tras el restablecimiento de relaciones entre Washington y La Habana.

Entre Cuba y España hay ya muchos intereses económicos, del mismo modo que importantes lazos personales. Pero las relaciones diplomáticas no están al mismo nivel, no solo por la falta de diálogo político entre Raúl Castro y Mariano Rajoy, sino también por los recientes incidentes diplomáticos, en los que la imagen de España no ha salido bien parada. Ni el ministro Margallo ni el ex presidente Zapatero han estado precisamente muy brillantes.
Pero ahora lo que toca es mirar adelante. De ello dependen las vidas de muchas personas y también el progreso de numerosas empresas de ambos países. España ya es un inversor clave en la isla, sobre todo en el turismo, pero las oportunidades que se abren para modernizar una economía anclada en el pasado exigen nuevos esfuerzos. Para España no es suficiente que sus intereses en Cuba los represente Bruselas.
Detrás de todas estas cosas de la diplomacia, la política y la economía hay personas. En España viven unos 130.000 cubanos, sumando los 50.000 empadronados y los alrededor de 80.000 nacionalizados. La mayoría reside en Canarias, otros en Galicia, Asturias, Madrid y Cataluña, preferentemente. Son también las comunidades de donde proceden los cientos de miles de españoles que emigraron a Cuba a lo largo de la historia.
Este sábado las primeras páginas proyectan una foto más para la historia. El estrechón de manos del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el presidente de Cuba, Raúl Castro, en la VII Cumbre de las Américas que se celebra en Panamá, sella el deshielo entre ambos países tras medio siglo de conflicto. América está ahora menos dividida, mientras es evidente que el Gobierno de EEUU ha entendido la ineficacia de las políticas de aislamiento. Sería absurdo que España, tal vez ensimismada por la crisis, no siguiese sus pasos para volver a ser vanguardia en Cuba.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar