Vuelven las adulteraciones en destilados y medicamentos

Especialistas en fraudes alimentarios y de medicinas alertan del regreso de adulteraciones en los destilados y productos adelgazantes, entre otros, ahora detectados por controles eficaces, como la red que producía y distribuía hasta 10.000 litros de etílico semanales y que se desmanteló con la detención de 14 personas en Ourense y Portugal.

Así lo ha explicado la árbitro en ‘derecho y equidad’ de la junta de consumo de la Xunta, Graciela Campos Seijo, profesional habitual en los órganos de arbitraje de la provincia de Ourense, además de abogada especializada en estafas en los ámbitos alimentario y farmacéutico.

Ella y el guardia civil de seguridad ciudadana especializado en delitos telemáticos, Efrén Varón Gil, imparten cursos a agentes de los cuerpos de seguridad sobre estas materias, que también forman parte de las impartidas en la Academia Galega de Seguridade Pública (Agasp). Precisamente, ambos han detallado algunos casos concretos o cómo influye en estos la reforma del Código Civil y otros cambios legislativos.

Campos ha aludido al caso del metílico, de los años 60, en torno a una destilería de Ourense que distribuyó licores tradicionales elaborados con alcohol de uso prohibido para consumo humano. En aquella ocasión el juzgado de Ourense juzgó y condenó a 11 personas implicadas aunque ninguna cumplió más de seis años de prisión ni se pagaron indemnizaciones.

ETÍLICO DE 96 GRADOS PARA LICORES

«En noviembre de 2014 el trabajo conjunto de España y Portugal permitió controlar una operación semejante, con cabecilla de Maside (Ourense), y con un total de cuatro detenidos en Ourense y 10 en el país vecino», concretó. Los detenidos producían y distribuían 10.000 litros de etílico de 96 grados cada semana «rebajado con agua para ahorrar, y lo reetiquetaban y vendían por restaurantes».

En esta línea, ha destacado la detección de un fraude en la venta y distribución de medicamentos, en la operación llamada Noisa, que en enero de 2015 desmanteló una red ilegal de medicinas para el tratamiento de cáncer en niños. Hay hasta ahora 49 detenidos, de los que 12 son titulares de farmacias de Lugo, A Coruña, Teruel y parte de Andalucía.

«Tras la reforma aprobada el 30 de marzo, este tráfico ilegal se queda en una infracción administrativa aunque sí puede tipificarse como delito lo relacionado con el almacenamiento de estos medicamentos en Galicia, pues se hizo en condiciones inadecuadas con temperaturas elevadas, antes de transportarlos a Inglaterra», ha detallado Campos.

Otro fraude de los detectados en ese ámbito y que será ahora infracción administrativa es, en el caso concreto de Ourense, el de una partida de pasta dentífrica elaborada con un compuesto prohibido, que en grandes cantidades puede resultar tóxico.

MEDICINAS POR INTERNET

También se ha referido a casos de productos adelgazantes, el último denunciado por detectarse que su fórmula «incluía psicotrópicos y laxantes de alta gama» además de productos naturales que centraban su promoción en Madrid.

«Puede tratarse de productos inocuos, pero también podrían ser altamente peligrosos así que la precaución básica ante ellos, es asegurarse de que tienen registro sanitario y de que la información sea comprensible para el usuario», ha explicado para relatar que, en el caso de los adelgazantes, no tenían registro sanitario.

La abogada ha aludido a la Agencia Española del Medicamento y a su informe sobre la existencia de un 50 por ciento de productos farmacéuticos «falsos» entre los ofrecidos en las ventas online, sistema de venta legal desde 2015 para todo tipo de medicamentos «incluso los que precisan receta médica».

CRECEN LOS DELITOS INFORMÁTICOS

Por su parte, Efrén Varón ha explicado que en lo que va del año 2015, el número de denuncias recibidas sobre posibles delitos informáticos «ya supera el de las recibidas durante todo el año 2014» por lo que la cifra a final de año podría multiplicar por 4 la del año anterior. Se refieren sobre todo a estafas relacionadas con pagos realizados vía Internet o al uso fraudulento de tarjetas de crédito.

Para explicar la falta de precauciones de los usuarios al usar internet, Varón indica que cuando una persona sale de casa «deja todo seguro cuando cierra la puerta y se va», pero en el caso de internet «nunca se cierra la puerta» por lo que su primera recomendación es no tener nada de valor accesible por esa vía, ni datos bancarios ni personales.

Los pagos por Internet «sólo son seguros» si se hacen en páginas identificadas como «htpps» y esa comprobación «mínima» sirve de criba básica, según Varón. «Tampoco hay que bajar la alerta en los pagos habituales con tarjeta, en los comercios», ha subrayago, y lo ilustró con el caso de un trabajador comercial de Barcelona que colocaba su teléfono móvil sujeto con adhesivo debajo del mostrador.

«Cuando alguien pagaba con tarjeta de crédito, grababa en vídeo todos sus datos y luego, no los usaba él sino que los vendía por mil euros», ha detallado. En estos casos, actuaciones que antes eran faltas, tras la reforma de marzo, pasan a ser delitos leves, o incluso algunas pasan al ámbito jurídico del terrorismo.

Se ha referido también a otros usos fraudulentos de tarjetas de crédito, como los de suplantación de identidad, y advirtió de que «las compra diaria que cada vez más se hace desde la tableta digital, ocasionará más problemas de este tipo».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar