¿Poco déficit trae consigo más crecimiento?

Galicia tiene un nivel bajo de déficit público, al menos en términos comparativos con otras comunidades autónomas, aunque lo ideal sería que tuviera superávit. Sin embargo, Galicia está a la cola del crecimiento económico en España, según los datos de 2014. ¿Pero no se había dicho desde Bruselas, Berlín y Madrid que tener poco déficit público traería consigo más crecimiento? Visto lo visto, un repaso a los niveles de déficit público en Galicia, una de las comunidades más cumplidoras, y de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB), la última, plantea dudas suficientes como para debatir al menos sobre este asunto no solo económico, sino también político. Otra cosa es que no se haga, más allá de los foros económicos, y que la agenda del Parlamento de Galicia se ocupe de otros menesteres.

Los datos de 2014, que son los que están sobre la mesa, revelan que Galicia sigue estando lejos de la media de PIB per capita -19.954 euros frente a una media de 22.780- y que, por tanto, requiere la adopción de medidas si quiere converger con España, a su vez rezagada con respecto a las grandes potencias europeas, entre las que en buena lógica debería situarse dado su nivel de población. También revelan esos datos que el crecimiento del PIB de Galicia en 2014, del 0,5%, es casi la tercera parte de la media de España, cuyo PIB se incrementó el 1,4%, un porcentaje que también se repitió en la economía catalana; por cierto ampliamente denostada por su elevado déficit público: 2,58% del PIB en 2014.

En España se habla tanto de déficit y deuda que entre todos nos olvidamos de lo más sustancial: la balanza por cuenta corriente, concepto que apenas se menciona en el debate político y que comprende los saldos por transferencias, mercancías y servicios; es decir, un dato que resume lo que es un país. En palabras llanas, se puede tener mucho déficit si hay con que pagarlo, caso, por ejemplo, de Japón. Pero si, como sucede en España, los ingresos caen, entonces no dan ni para pagar los servicios ni los intereses de la deuda. Y desde 2007, año tras año, en la caja entran unos 40.000 millones menos, debido básicamente a la menor recaudación del Impuesto de Sociedades. Volviendo al ejemplo de Japón, vemos que tiene más déficit que España pero, sin embargo, nadie le niega crédito ni le exige altos intereses porque puede financiar su deuda con el superávit por cuenta corriente, gracias a sus exportaciones.

¿Dónde está entonces la virtud? Dentro de España, en el País Vasco. Tiene un déficit bajo, como el de Galicia, de un -0,1%, pero en cambio logra crecer casi como la media de España y su saldo de PIB per capita arroja 29.683 euros, muy por encima de los 22.780 de media en España. Para ello, hace una gran apuesta por la educación y en especial por la formación profesional, invierte en I+D+i, tiene diversificada su economía, altamente industrializada, y su tasa de paro se parece más a la de Francia que a la de España.

Son muchos, por tanto, los factores que inciden en la bonanza económica de un país, lejos de asumir alguno de ellos como dogma. La salida de la crisis en Galicia pasa por una revisión de su modelo demográfico, una reforma de la enseñanza que permita potenciar la formación profesional, políticas de incentivos a la industrialización, más inversión en I+D+i, y una mejora de la competitividad en todos los sectores, empezando por los más ligados a sus recursos naturales.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar