El copiloto sufría una grave depresión

Lubitz_copiloto avión accidente Alpes franceses Barcelona Duseldorf_150 victimas_muertos

La novia del copiloto del avión de Germanwings estrellado en los Alpes franceses ha confirmado este jueves a los investigadores que Andreas Lubitz sufría una grave depresión, según fuentes consultadas por la cadena francesa iTele.

La Fiscalía de Dusseldorf ha asegurado que Lubitz “ocultó” una enfermedad a Germanwings y a sus compañeros. Durante los registros, la Policía alemana ha localizado un parte de baja que el copiloto nunca entregó a su empresa y que incluía el día del vuelo.

La novia de Lubitz ha reconocido este jueves por la tarde ante los investigadores alemanes que sufría una grave depresión, según iTele. La Policía francesa, por su parte, tiene previsto interrogar a los padres del joven en los próximos días.

Andreas Lubitz, el copiloto alemán que según las primeras pesquisas estrelló el avión procedente de Barcelona con destino a Düsseldorf en los Alpes franceses con 150 personas a bordo, ocultó a la aerolínea Germanwings que había recibido recientemente una baja por enfermedad y estaba bajo tratamiento por depresión. La Fiscalía federal de Düsseldorf comunicó ayer que en los registros practicados en las dos viviendas que frecuentaba Lubitz se han encontrado documentos que arrojan luz sobre la situación personal del copiloto del vuelo 4U9525. “Se aprehendieron documentos médicos que apuntan a una enfermedad y su correspondiente tratamiento médico”, entre ellos “bajas médicas, actuales e incluso vigentes para el día de los hechos, hechas pedazos”, describió la Fiscalía en un comunicado. Germanwings aseguró que no recibió ningún parte de baja que impidiese trabajar a Andreas Lubitz.

La Fiscalía no dio cuenta de qué tipo de enfermedad aquejaba a Lubitz, aunque varios medios alemanes coincidieron en informar que el copiloto sufría problemas psicológicos. El SüddeutscheZeitung aseguró que una de las bajas médicas hallada en los registros había sido emitida por un neurólogo y psiquiatra. Por su parte, el rotativo Bildpublicó, citando “círculos de Lufthansa”, que la pausa de seis meses que Lubitz hizo en 2009 durante su formación como piloto se debió a un “grave episodio depresivo” para el que necesitó tratamiento psiquiátrico.

Además, la Fiscalía dijo que en los registros no se han encontrado “indicios que apunten a un trasfondo político o religioso” en el comportamiento del copiloto. Al respecto, el portavoz del Ministerio de Interior alemán, Johannes Dimroth, aseguró ayer que, por el momento, no se ha encontrado “indicio” alguno de motivación terrorista, pese a que Berlín no da por cerrada del todo esta línea de investigación.

Todos los diarios se hacen eco de las revelaciones de la Fiscalía y, desde distintas perspectivas, analizan la personalidad de Andreas Lubitz. EL PAÍS pone el énfasis en que “la compañía no reaccionó ante el largo historial depresivo del piloto”, y, en cuanto a su personalidad, refleja su “pasión” por volar sobre los Alpes. Por su parte, EL MUNDO apunta a un “desengaño” amoroso “como espoleta”, y abre su edición con el siguiente titular: “El copiloto ocultó su baja para poder volar tras dejarle su novia”. LA RAZÓN destaca que “Lubitz ocultó que estaba de baja por depresión”, y en esta línea ABC, LA VANGUARDIA y EL PERIÓDICO resaltan que el copiloto “ocultó” que estaba de baja médica.

DOS PERSONAS EN LA CABINA

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) emitió ayer una “recomendación provisional” para que en cada vuelo haya “al menos dos tripulantes, incluido como mínimo un piloto cualificado, en la cabina durante toda la duración del vuelo”. Esta norma ya es obligatoria en EEUU y muchas compañías la tienen en su protocolo de actuación. A esta initicativa se sumó ayer Lufthansa.

Por otro lado, Naciones Unidas ve “imperativo” un seguimiento tras episodios depresivos. La ONU ya alertó hace tres años de que se presta poca atención a estos aspectos en los chequeos médicos.

Entretanto, las autoridades francesas han acelerado el rescate y la identificación de los restos de las víctimas. Una labor que se desarrolla en paralelo a la búsqueda de la segunda caja negra. Mientras, familiares de las víctimas siguieron llegando al lugar de la tragedia.

El Gobierno español ha decidido ampliar los medios dispuestos para atender a los familiares de las víctimas del avión de Germanwings y está dispuesto a apoyar los cambios que se consideren pertinentes en la normativa de la UE después de este suceso para aumentar la seguridad aérea. En este sentido se expresó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáez de Santamaría, al término del Consejo de Ministros.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar