La jueza Alaya acusa a la Junta de Andalucía de «clientelismo político»

La juez Mercedes Alaya acusa a la Junta de Andalucía de crear «una red de clientelismo político» a través de los cursos de formación que subvencionó, según los distintos autos de imputación de los altos cargos de la Junta detenidos en el marco de la operación Barrado que declararon anoche. Según la juez, desde la Consejería de Empleo se impartían «órdenes» a las distintas delegaciones provinciales «para que no se controlara el dinero». En los autos, la juez precisa que ha llegado a esta conclusión por la «coincidencia en el tiempo» de ocho operativas «idénticas» por parte de ochos cargos «distintos». Asimismo, la juez cifra en 950 millones el dinero pendiente de justificar por cursos de formación pagados desde 2009 con fondos públicos. Alaya dejó ayer en libertad con cargos a 14 de los 16 detenidos que comparecieron ayer en sede judicial.

Por otro lado, el PSOE de Jaén comunicó ayer que la exdelegada de Empleo de la Junta Irene Sabalete, que ayer fue detenida, deja el partido «ante la investigación abierta sobre los cursos de formación» y hasta que se resuelvan los hechos. Mientras, la Fiscalía Anticorrupción cuenta ya con una denuncia contra Sabalete por presionar y amenazar a trabajadores que estaban a sus órdenes instándoles a hacer de ‘testigos de Jehová’ del PSOE en la campaña de 2012.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar