El abogado de las víctimas del doble crimen de O Ceao pide nuevas diligencias

 

   El abogado de las familias de la cajera y el reponedor del Cash Record muertos a tiros hace casi 21 años en el conocido como doble crimen del Ceao ha avanzado este miércoles que pedirá que se abran nuevas diligencias «en relación a la presunta relación del marido de la cajera» con el principal sospechoso, un hostelero de Lugo que regentó el bar Los Ángeles en la ciudad amurallada y que ahora reside en Burgos.

Las nuevas diligencias se requieren después de que un testigo acreditara una supuesta relación del viudo de la fallecida Elena López con el único imputado en la causa tras la reapertura del caso y luego que haya prescrito el delito tras 20 años excepto para el sospechoso.

El letrado de las familias de las víctimas, Gerardo Pardo de Vera, anuncia que la petición se sustenta «para aquilatar el contenido de las declaraciones testificales que hasta ahora se han venido produciendo, en torno a la presunta relación del marido del viuda de la cajera con el principal imputado, como en relación a otras cuestiones muy relevantes como la confesión delante de otras personas (del sospechoso M.J.V.C.) cuando se encontraba en Bonxe».

Precisamente en el sumario consta la declaración de una persona que coincidió con el hostelero en la prisión de Bonxe en 1995 y que «un día jugando al parchís» con otros presos presumió de haber «hecho el atraco de O Ceao».

Pardo de Vera subraya el valor de la declaración de dicho testigo, «que coincidió, en esas fechas, con el imputado poco después de cometerse el crimen (el 31 de marzo de 1994) y se trata de ver el grado de credibilidad y verosimilitud que tiene esa supuesta inculpación porqué existen otras personas que fueron testigos y corroborar si hubo esa coincidencia en prisión».

DECLARACIÓN

No descarta el abogado de las familias pedir que se le tome declaración al viudo de la cajera asesinada, aunque Pardo de Vera recuerda que «ha prestado declaración en dos ocasiones y de ahí se deducen una serie de distorsiones y falta de coincidencia con la declaración de Isabel (hermana de la asesinada y que relanzó la investigación) y la suya propia en relación a cuestiones colaterales sobre indemnizaciones y otras cuestiones que se contradicen radicalmente».

«No es que se incrimine a esa persona, pero se crea una sospecha de la relación que pudiera tener con el imputado», ha resaltado el abogado de las familias. «Cabe pedir las declaraciones siempre y cuando el juez lo acuerda e incluso cabe pedir careos entre testigos», ha concluido.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar