Lo evidentemente peligroso de Podemos, la penitencia a pagar por los españoles

Los españoles en su conjunto vamos a pagar, entre todos, la penitencia de la corrupción y el desprestigio de los partidos políticos tradicionales. Es evidente que “Podemos” es el fruto amargo de la decepción, el desencanto y la desesperación de miles de ciudadanos ante el desprestigio y la podredumbre de los partidos políticos tradicionales, pero la presencia de este movimiento o lo que sea en las instituciones va a ser un elemento perturbador porque sus propuestas maximalistas, y en buena medida irrealizables van a envenenar todavía mal el mal parado ruedo nacional. Eso me temo.
Propuestas maximalistas, como la liberación de los presos de ETA o la admiración por el modelo venezolano son solamente dos aspectos llamativos, pero suficientes, para que las personas a la que ilusionan sus grandes formulaciones populistas contrapesen lo que puede significar a la larga dar alas y poder a estos iluminados. Cierto, de todos modos, que en lo que se avanza de su programa hay aspectos asumibles o salvables, dentro de las posibilidades del país de afrontarlos, pero en envoltorio, y sobre todo la filosofía de conjunto, es lo evidentemente peligroso.
Pablo Iglesias habla como un escolástico: sus afirmaciones son o parecen sentencias irrebatibles. En otro tono, las sentencias de Monedero son parecidas, aunque a veces resulten casi infantiles. Y Errejón parece el listo de la clase que siempre se sabe la lección. Pero para apreciar la verdadera doctrina de este trío hay que verlos en estado puro. Su actual discurso televisivo está ahora muy tamizado. Yo prefiero el original, especialmente de los dos primeros.
En la red se puede encontrar infinidad de vídeos que sencillamente espantan. Hay una entrevista Iglesias en la televisión de Venezuela (digo televisión en singular porque sólo queda una, la chavista) que asombra. Iglesias alaba el régimen bolivariano y expresa su envidia porque España no tenga algo igual y critica a los medios opositores, como prenuncio de que es preciso silenciarlos. Aquí, alguna vez, se les ha escapado lo mismo. Sería bueno que mediten sobre ello algunas televisiones que han contribuido a la expansión del monstruo. Quizá puedan llevarse una sorpresa, si el fenómeno, que han contribuido a expandir, progresa.
Hay dos razones esenciales que denota el verdadero perfil de “Podemos”, en función de lo que dicen sus dirigentes. Iglesias ha dicho repetidamente que los presos de ETA deben salir a la calle, pese a los crímenes que purgan, porque como la organización terrorista ya no mata, no tiene sentido que sus comandos sigan entre rejas. Y para ello recurre a retorcidos silogismos: “La paz es consecuencia de la guerra. La hubo entre el Estado y ETA (a los que coloca al mismo nivel) y ahora ésta debe conseguir por medios políticos lo que no logró por los armados”. En una reunión con Amaiur dice que “La Constitución es un papelito” y que sólo ETA y la izquierda nacionalista se dieron cuenta del engaño de la transición e incluso concluye que cuando los vascos sean independientes “os vamos a echar mucho de menos”. Iglesias pasa por alto que siguen sin aclararse 314 asesinados de ETA, de los que 134 han prescrito. Da igual, ahora, todos a la calle.
Iglesias maneja con inteligencia los errores de Aznar y hasta sus lapsus, y la vergonzosa rendición de Zapatero y sus cesiones a ETA, reflejadas por escrito en las actas de las reuniones que se celebraron (mientras los terroristas seguían matando), e incluso la lenidad en el castigo de los propios crímenes de Estado. Lo mete todo en la batidora y sale un resultado concordante con los objetivos del independentismo vasco y de sus amigos.
Monedero, con su especial soniquete, resulta más gracioso. Este asesor del gobierno de Maduro es más chavista que Chávez. Cuando hablaba con el teniente coronel se extasiaba. No es de extrañar que haya acuñado las famosas sentencias para resolver todas nuestras dudas: “Qué haría o qué pensaría el presidente Chávez” en este caso, en cada caso. Hay un vídeo donde analiza los contenidos subliminales que, a su entender, contiene “El Rey León”, que considera pura propaganda sionista que no tiene desperdicio. Y este asesor bolivariano es uno de sus elementos esenciales. Hay que verlos, insisto, en estado puro. Y extraer las oportunas conclusiones.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar