Marineros del cerco protestan en Monte Pío por el actual reparto de la pesca

Centenar mariñeiros do cerco protesta en Monte Pío

Más de un centenar de marineros de la flota gallega del cerco ha vuelto a la calle este sábado para denunciar que el actual reparto de cuotas de especies como el jurel, la caballa y la sardina aboca a la «ruina total» a más de 100 barcos de este segmento, los que se agrupan en torno a la asociación Acerga (que engloba al 80% del sector).

Un año después de las movilizaciones protagonizadas por estos pescadores en ciudades como A Coruña, Santiago y Vigo, el escenario esta vez ha sido el de Monte Pío, en la capital gallega, a las puertas de la residencia del presidente de la Xunta de Galicia.

En este lugar han hecho sonar bocinas, silbatos y petardos casi 200 trabajadores, que advierten de que repetirán la estampa de manera indefinida cada sábado, hasta que el titular del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, los reciba para abordar su problemática directamente con él, y no con la conselleira do Mar, Rosa Quintana, quien ya anunció que les recibiría este lunes junto al secretario general de Pesca.

Los manifestantes, que han portado multitud de pancartas con lemas como ‘señores Feijóo y Quintana queremos trabajar’ y ‘lucha del cerco gallego’, han asegurado que este 2015 la distribución de posibilidades de captura, que se asignan individualmente, les discrimina a ellos y «favorece a unos pocos» buques de Ribeira (A Coruña), así como a otros de Lugo.

«EN DOS AÑOS NO QUEDA CERCO»

Estos, de acuerdo con los datos de los que disponen, se corresponden con los de armadores con un registro mayor de capturas históricas, puesto que, por potencia o por capacidad económica, se desplazaron habitualmente hasta el Golfo de Vizcaya y pudieron realizar más capturas que los que solo faenan frente al litoral gallego.

«A alguno que ya tenía más, este año se le da un 200% más de cuota», ha señalado, en declaraciones a Europa Press, uno de los afectados, Marcos Alfeirán, quien en 2014 fue de los marineros más activos en las protestas. «Como sigamos así, en dos años del cerco no queda nada», ha advertido.

Junto a él, otro pescador ha explicado, para evidenciar su indignación, que una persona que obtenga la licencia de pesca deportiva en Galicia puede llegar a obtener la misma cantidad de pescado que lo que le toca a algunos de estos profesionales por tripulante.

De hecho, una de las reivindicaciones fundamentales de este sábado, como ya lo fuera hace 12 meses, es que la distribución siga el único criterio de la tripulación, esto es: reparto por número de marineros de cada barco, sin tener en cuenta el histórico.

«POR NO VIVIR DON MANUEL»

«Esto pasa por no vivir don Manuel Fraga Iribarne. Él no permitiría que el sector pesquero gallego no tuviera qué pescar, como lo hace este alumno suyo, que debería saber que el profesor no hacía esto de no recibirnos», ha indicado el presidente de Acerga, José Blanco, armador de Portosín que también estuvo muy presente durante las negociaciones con la administración autonómica el pasado año.

Por su parte, José Manuel Platos, de Malpica y también integrante de la directiva de la asociación, ha avisado de que «no dan los números» con el borrador del reparto tal y como está, al que atribuyen «oscurantismo, y ha reclamado la vuelta al sistema de cuotas anterior, con un tope diario, porque de la forma actual «no hay suficiente para comer».

Pese a corear esta jornada consignas como ‘conselleira dimisión’, los representantes de Acerga han anunciado que acudirán a la reunión prevista con Quintana este lunes, pero avisan de que no les vale que les ofrezcan «un caramelito» para cesar en sus movilizaciones, que proseguirán, dicen, hasta que Feijóo se cite con ellos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar